BAQUIA

La empresa invertible

Rodolfo Carpintier, Presidente de DaD

Sólo en Madrid hay casi una veintena de viveros de empresas dedicados a potenciar el nacimiento de startups y la creación de un movimiento emprendedor de importancia. En general, son una muy buena manera de generar contactos y conseguir clientes y locales, además de un espacio agradable y "barato" (en algunos casos gratuito durante los primeros meses).

En la mayoría de los casos se trata de proyectos más o menos viables, pero poco invertibles. Ya lo he explicado antes, para que un proyecto sea invertible tiene que tener mucho recorrido potencial expresado en:

– Usuarios

– Clientes

– Ingresos

– Escalabilidad

– Tiempo de atención en la página…

La mayoría de los proyectos, capaces de generar entre 3 y 30 puestos de trabajo en los primeros 5 años, carecen de estas características aunque, en muchos casos, sean perfectamente viables y debamos tratar de promover su creación.

Según mi experiencia, por cada proyecto realmente invertible hay un par de cientos de empresas viables en las que sólo pueden invertir sus fundadores y amigos cercanos que buscan, como horizonte realista, recuperar su inversión con una pequeña revalorización.

Por eso se dice que siempre "hay dinero" para una empresa invertible… realmente, son las menos.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios