¿Es compatible la libertad en Internet con la propiedad intelectual?

Internet Society ha celebrado hoy en Madrid su primera conferencia en España. Con más de 130 miembros organizativos y más de 55.000 miembros individuales repartidos en más de 90 Capítulos de 72 países, Internet Society representa una red internacional de empresas, organizaciones sin ánimo de lucro, emprendedores y personas interesadas en trabajar para identificar y enfrentarse a los retos y oportunidades que presenta Internet.

Internetsociety

El evento, al que estaban invitados empresas, prensa y bloggers de Internet, y que ha podido seguirse en streaming, comenzó con las intervenciones de Frederic Donck, director del European Regional Bureau de Internet Society; Andreu Veà, presidente del Capítulo Español de Internet Society; y Victor Castelo, director de Comunicaciones y Seguridad de la Secretaría General Adjunta de Informática de CSIC.

Los tres coincidieron en que Internet debe ser para todo el mundo y debemos luchar para que así sea. Internet Society trabaja para propagar el uso de Internet y promover el respeto por parte de todos hacia esta fantástica herramienta. “Al 90% de las personas con las que trabajo, no les he visto la cara. Esto es posible gracias a Internet, y va a ser cada vez más normal en toda la población”, dijo Veà.

A continuación se dio paso a una mesa redonda moderada por el blogger y periodista Miguel Ángel Uriondo, en la que participaron Victor Domingo, presidente de la Asociación de Internautas; Alejandro Perales, presidente de la Asociación de Usuarios de la Comunicación (AUC); y Stephane Grueso, director del documental “Copiad malditos”.

¿Es compatible la libertad de Internet con la propiedad intelectual? ¿Qué es más importante? Estas dos preguntas centraron el debate, en el que los tres expertos dejaron claro su descontento en cuanto a la manera en que los gobiernos llevan a cabo la gestión de la propiedad intelectual.

Victor Domingo respondió formulando otra pregunta: ¿Internet es realmente un acceso universal y asequible? Actualmente, esta cuestión no se cumple por completo en todas partes, cuando la primera libertad es, sin duda, poder tener este acceso. “El acceso a Internet en nuestro país es caro y lento. Pagamos más que en toda Europa para acceder a Internet.” Según Alejandro Perales, “Casi todos deberíamos estar de acuerdo. Prima la libertad de expresión. Lo que genera conflicto es dónde están los límites de este derecho”. Stephane Grueso también dejó claro que “Internet va lo primero”.

Pero entonces, ¿podríamos comparar la descarga de archivos con un robo? Victor Domingo afirmó que en Internet no se roba: “Si robas un chorizo, su propietario se queda sin chorizo. Si robas un contenido digital sólo te llevas una copia y todos seguimos teniendo el archivo”. Además, es cierto que deberíamos pagar al autor por la descarga de este contenido, pero no a un tercero o a un cuarto.

Durante el debate se llegó a la conclusión de que los modelos de negocio tradicionales ya no funcionan. “El modelo de negocio actual basado en la venta de copias no tiene sentido. Los soportes físicos para las industrias culturales son absurdos”, dijo Stephane Grueso.

Por otro lado, este problema en España deriva de la falta de oferta. “Yo recurro a comprar un DVD en Amazon, donde es más barato que en un comercio español. España apenas tiene oferta de consumo digital”, confesó Stephane. Victor Domingo añadió que “La industria no se encarga de tener una buena oferta. En el P2P puedes encontrar más de 1.700 series con todas sus temporadas traducidas en varios idiomas. En cambio, las productoras ofrecen unas 300-400 series.” Entonces, “.”¿Por qué la industria no hace lo que hace Megaupload? Si Megaupload funcionó, que lo haga la industria".

Cómo no, también hubo cabida para la polémica Ley Sinde, PIPA, SOPA y compañía. “Hasta los que defendemos la propiedad intelectual estamos en contra de leyes como la Ley Sinde.” dijo Alejandro Perales. Stephane Grueso añadió que “Estas leyes pretenden controlar la información. No hay que olvidar que nuestros derechos digitales son igual de importantes que nuestros derechos civiles.”

Si algo quedó claro es que hay que renovar el anticuado concepto de propiedad intelectual en función de Internet. Además, las industrias deberían generar servicios que aportaran algo mejor al consumidor (mayor comodidad, calidad, etc.) para destacar sobre los servicios gratuitos. Como bien ha dicho Alejandro Perales: “Se vende agua embotellada, pero la gente sigue pudiendo beber en las fuentes.”


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios