BAQUIA

La búsqueda de empleo en la nueva Edad de Piedra 2.0

Mercedes Galán, responsable de comunicación, marketing y social media manager

Bienvenidos a la era 2.0, una etapa de la evolución muy similar a la Edad de Piedra, en el momento posterior al descubrimiento del fuego. La crisis y las nuevas tecnologías marcan el surgimiento de esta nueva era de la evolución.

Navegando por Internet encontré una divertida infografía sobre la evolución de la búsqueda de empleo desde la época de las cavernas hasta hoy. La infografía que incluyo al final nos lleva luego a otras formas de acceso al empleo relacionadas con grandes innovaciones como el ferrocarril, el correo, el VHS, Internet, el teléfono móvil y las redes sociales. Así vemos cómo las personas pasaron en mitad del siglo XX de nacer ya con un empleo en la granja de su familia, a acudir presencialmente a una empresa cv en mano con la esperanza de incorporarse a algún departamento acorde con su formación, hasta la etapa pre y post Internet, donde nos encontramos ahora.

¿En qué punto estamos?

Y aquí es donde me planteo si esto es una evolución o una involución. En otras palabras, me pregunto si hemos vuelto a la prehistoria. No soy ninguna experta en esta etapa, pero recordé algunas cosas que había estudiado y comprobé que había ciertas similitudes. La crisis y las nuevas tecnologías nos han llevado, no sé si a sacar nuestros instintos más primitivos, o quizás al comienzo de una nueva era de ruptura con lo anterior, de cuestionar todo y empezar de nuevo reconstruyendo el futuro. Y como todas las eras, se empieza por lo más elemental: la supervivencia en un ambiente hostil.

En la Edad de Piedra parece que predominaba el autoempleo, es decir, que cada uno se buscaba la vida como podía. Había poca especialización, o estaba relacionada con el único trabajo que tenía “salida” y era obviamente salir a cazar. La capacitación de cada uno estaría directamente relacionada con su fortaleza física, a más musculatura, más posibilidades de triunfar en esta única profesión. Supongo que habría cazadores más cualificados que otros, pero la necesidad imperaba, así que independientemente de su valía o experiencia, todos salían a cobrarse alguna pieza, no les quedaba otra. La caza era una actividad que requería una combinación de fuerza para enfrentarse a animales en condiciones adversas y destreza para manejar las pesadas herramientas, punteras en la época, y por punteras quiero decir afiladas o acabadas en punta, como lanzas, hachas, fabricadas con piedras y huesos.

No todos los hombres salían a cazar, algunos se quedaban en el poblado fabricando estas herramientas, que vendrán a ser hoy los programadores y diseñadores de apps. Había una clara división de tareas entre el hombre y la mujer, debido a la fortaleza física que esto implicaba, aunque yo tengo entendido que las mujeres también salían a cazar, cuando la evolución natural les descubrió que más valía maña que fuerza. La esperanza de vida era de unos 40 años. Los jóvenes talentos eran por tanto, gente muy joven y físicamente preparada para las duras condiciones de la caza. Los mayores no servían ya de mucho, eran un estorbo y sólo les quedaba morirse.

La Edad de Piedra 2.0

¿No habremos vuelto a las cavernas? La combinación de crisis + tecnología + accesibilidad nos ha llevado a esto. Por si aún no te has dado cuenta por la descripción anterior sobre la Edad de Piedra, lo cuento más claro aquí:

– El autoempleo como forma de buscarse la vida y no morir en el intento.

– El descubrimiento del fuego, en este caso Internet, algo que al principio asustaba, pero luego se aprendió a manejar, aprovechando las ventajas y minimizando sus peligros. Este elemento de la naturaleza digital daría lugar a las redes sociales.

– Un único empleo, ya no es la caza, ahora es el marketing online, cualquiera que fuera tu formación o experiencia anterior en la era pre-internet, ahora es el social media o comunity management, o el diseño online o cualquier otra cosa que lleve la coletilla online. Te guste o no, estés preparado o no, no hay otra salida.

– La necesidad de aventurarse a cazar la mejor pieza en la selva digital, en condiciones adversas, armados con las herramientas que tenemos: nuestros smartphones y un montón de aplicaciones web y móviles que no todos saben cómo usar, pero las usan igualmente, ya que están al alcance de todos, y oye, hay que sobrevivir, no queda otra.

– No todos salen a cazar a la selva digital. Algunos se afanan en fabricar las herramientas que utilizamos y hacerlas accesibles. Algunas son muy útiles, otras no tanto.

– Sigue existiendo división de tareas, ya no tanto entre hombres y mujeres, pero prevalece más que nunca la división entre jóvenes y mayores, y ojo, ¡a cualquier cosa se llama ya mayores!!. La esperanza de vida laboral no va mucho más allá de los 40 años, a pesar de que la esperanza de vida biológica supera los 80. ¿No asusta pensar que más de la mitad de nuestra vida seremos viejos? Ya no se quiere ni se necesita a los mayores, incluso están mal vistos, un emprendedor mayor de treinta y tantos años no tiene subvenciones ni ayudas ni apoyo de empresas de RRHH. Sólo sirven de alimento a las bestias.

En fin, quizás es una reflexión apresurada, pero ¿hemos vuelto a las cavernas? ¿O es quizás el comienzo de una nueva era?

Lo prometido es deuda, aquí dejo la infografía, donde por supuesto, puedes pulsar para ver en tamaño familiar.

Infografía de Spark Hire vía Mashable

Evolution-of-applying-for-a-job-972w-1

Artículo original publicado en Momento Geek


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios