BAQUIA

Se retira de la causa el juez encargado de la extradición de Kim Dotcom a Estados Unidos

Nueva entrega del caso Megaupload: el juez neozelandés David Harvey, que juzgaba la extradición a Estados Unidos del fundador de Megaupload, se ha retirado del caso debido a unos comentarios antiamericanos que pronunció el magistrado durante una conferencia, en la que calificó a Estados Unidos como “el enemigo”. Harvey reconoció que los comentarios que hizo durante una conferencia por internet sobre la ley de propiedad intelectual puede afectar a su imparcialidad y “la respuesta apropiada para él era retirarse del caso”, declaró su compañero Jan-Marie Doogue según New Zealand Herald.

Harvey había sido designado como el encargado de la extradición de Dotcom debido a sus conocimientos acerca de los derechos de autor. El juez Nevin Dawsoon ocupará la vacante en este juicio de extradición que tiene previsto continuar las vistas en marzo del próximo año. Aun así, el próximo mes, el Tribunal Superior de Nueva Zelanda estudiará la legalidad del registro de la casa de Dotcom, la incautación de los discos duros y la entrega de material a Estados Unidos en respuesta a la denuncia de la magistrada Helen Winkelmann.

Dotjudge_460x230sds

Por su parte, el fundador de Megaupload ha solicitado a la justicia estadounidense que desestime los cargos de piratería informática. En una carta abierta difundida a través de los medios de comunicación neozelandeses Dotcom se dirige directamente a los ejecutivos de Hollywood: “Tengo soluciones para vuestros problemas, no soy vuestro enemigo”. Además, acusa directamente al director ejecutivo de la Asociación Cinematográfica de Estados Unidos, el ex senador Chris Dodd, de buscar el apoyo de altos cargos de la Casa Blanca para convertirle en “el villano que debe ser destruido”.

Una misiva que se suma a la propuesta del pasado 11 de julio para viajar voluntariamente a Estados Unidos para ser juzgado. Eso sí, con la condición de que le concedan la libertad condicional allí y desbloqueen el dinero de sus cuentas. No obstante, el propio Dotcom opinó que las autoridades estadounidenses "nunca aceptarán esto porque ya saben que no pueden ganar este caso".

Dotcom está acusado de haber causado más de 500 millones de dólares (unos 408 millones de euros) en pérdidas en la industria del cine y de la música al incumplir las leyes de derechos de autor y obtener con ello unos beneficios de 175 millones de dólares (142 millones de euros).


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios