Hacia un futuro en que los coches se hablen

– ¿Cómo estás de las bujías?

– Uff, fatal con esta humedad… ¿Y tú que tal con tus faros nocturnos?

– Pues cada vez veo peor de noche, la verdad.

Este podría ser un ejemplo de diálogo coche-a-coche, aunque afortunadamente, la industria automovilística trabaja en otras direcciones…

SIM-TD, Sichere Intelligente Mobilität, o Movilidad Inteligente Segura, es un proyecto de investigación de cuatro años de duración desarrollado en los alrededores de Frankfurt (Alemania), en el que se prueban tecnologías de comunicación Coche-a-Coche y Coche-a-Infraestructura.

En este consorcio participan los fabricantes de automóviles Audi, BMW, Daimler, Ford, Opel y Volkswagen AG. También participan proveedores de servicios y comunicaciones como Bosch, Continental, Deutsche Telecom, además de instituiciones académicas y científicas como la Universidad de Berlín o el instituto Fraunhofer.

Car communic

El proyecto dispone de una flota de 120 vehículos que está siendo usados para probar 20 tecnologías experimentales de asistencia al conductor, con el objetivo último de comprender mejor el potencial de la comunicación coche-a-coche y coche-a-infraestructura para mejorar la seguridad de las carreteras y la congestión en el tráfico.

Las tecnologías probadas como parte del proyecto SIM-TD incluyen:

Luz de freno electrónica que envía un mensaje desde el vehículo delantero al que viene detrás si se produce un frenado de emergencia, incluso si el incidente ocurre fuera del campo de visión, por ejemplo detrás de una curva.

Sistema de Aviso de Obstáculos, que permite que un vehículo informe a otros usuarios de la presencia, posición y clase de obstáculos potencialmente peligrosos en la carretera.

Asistente de Señales de Tráfico, que se mantiene en contacto constante con centros de gestión de tráfico para acceder a información actualizada sobre límites de velocidad variables, restricciones temporales y distracciones, además de suministrar detalles de regulaciones permanentes actuales y venideras, tales como límites fijos y sentido de circulación.

Gestión Pública de Tráfico, que ofrece un pronóstico exacto del tráfico basado en amplia información. Esto incluye identificar escenarios de tráfico posibles y su impacto en el punto del viaje en el que se encuentran, más que en el punto de partida.

Acceso a Internet in-car que permite, por ejemplo, reservar y pagar una plaza de aparcamiento estando aún de camino.

Accidente

“Los vehículos cubrirán miles de kilómetros en pruebas de conducción y evaluaciones para recopilar valiosos datos de investigación de escenarios cotidianos”, explica Christian Ress, del departamento de Tecnología Avanzada e Investigación de Ford, que aporta 20 vehículos S-MAX al proyecto.

El consorcio SIM-TD cuenta con 53 millones de euros de financiación, de los que 30 millones son aportados por el gobierno alemán.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios