Descuentos personalizados, la nueva estrategia de los supermercados

En un supermercado Safeway de Denver (EEUU), un paquete de 24 botellas de agua de la marca Refreshe cuesta 2,71 dólares para Jennie Sanford, una gerente de proyectos, mientras que a Emily Vanek, una bloguera, el paquete le cuesta 3,69 dolares.

¿A qué se debe esta diferencia? Muy sencillo: se trata de la nueva estrategia de Safeway, una cadena de supermercados líder en Reino Unido, que este verano ha empezado a experimentar con un programa de ofertas personalizadas.

Los datos de las compras realizadas por cada cliente son almacenados en su tarjeta de fidelidad. La Sra. Sanford tiene un historial de compra habitual de productos de la marca Refreshe, pero de momento no ha probado su agua embotellada, mientras que la Sra. Vanek considera poco probable probar el agua embotellada de esta marca, por lo que no hay oferta para ella.

                                                Safeway

De esta manera, la Sra. Sanford recibe un aliciente extra para poner en su carrito ese producto de Refreshe, y animarla a que continúe consumiendo productos de esa marca. Una página web de Safeway mostrará a esta clienta el precio más bajo para el producto, que se aplicará a la hora de pagar con su tarjeta de fidelidad.

Un artículo de The New York Times nos cuenta cómo Safeway ha añadido este servicio de personalización de descuentos este verano, con el objetivo de alentar a sus clientes a gastar más dinero. Por el momento, Safeway podrá crear ofertas personalizadas para los clientes, pero en un futuro podría incluso ajustar los precios de los productos basándose en los hábitos de consumo. Otras cadenas de supermercados, como Kroger, también tienen previstoponer en marcha iniciativas similares.

A pesar de que el uso de los datos personales de las compras podría plantear problemas de privacidad entre algunos consumidores, los supermercados que están iniciándose en esta estrategia cuentan con el apoyo de la mayoría de sus clientes, que aceptan este servicio si eso significa que podrán obtener el producto que quieran a un mejor precio."Si la información al consumidor es la adecuada, la personalización de los precios es realmente algo deseado por los consumidores en estos momentos, y no algo que temer", explica en NYT Michael R. Minasi, presidente de marketing de Safeway.

Lógicamente, también hay escépticos que se oponen a esta idea. Joseph Turow, profesor de la Escuela de Comunicación Annenberg de la Universidad de Pennsylvania, cree que los compradores deben tener cuidado, ya que la fijación de precios por parte de los supermercados no es lo suficientemente transparente para dar a los consumidores un poder real de elección. Además, también hay dudas sobre si esta práctica es del todo legal, ya que roza el límite de la justicia.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios