BAQUIA

¿Qué pasaría con nuestras descargas legales si fallecemos?

Bruce-willis

Ayer trascendía la noticia de que el actor Bruce Willis estudiaba la posibilidad de demandar a Apple por su testamento iTunes. Según diversos medios de comunicación, el actor de Jungla de Cristal quería dejar en herencia su música digital a sus tres hijas Rumer, Scout y Tallaluh, de 24, 20 y 18 años, respectivamente.

El diario británico Daily Mail aseguró que el actor había invertido miles de dólares en comprar música online en la tienda de Apple, y no ve razón para que sus hijas no disfruten de su colección digital cuando él muera, igual que podrían heredar la colección de vinilos o CDs…

Una noticia que hoy ha desmentido por Twitter la esposa del actor y que se ha difundido en The Guardian, que busca desesperadamente el causante del rumor –a pesar de haberlo difundido ellos también- a la vez que analiza las noticias de sus competidores. Además, el periódico británico presupone que Willis, con 57 años, tendrá una gran colección de discos de vinilo y CDs "dada su edad" (sic).

¿Qué ocurre en caso de fallecimiento con la música, libros electrónicos y perfiles en redes sociales que poseemos? La mayoría de los servicios con políticas y condiciones, como Twitter, permiten que los familiares cierren la cuenta de un usuario que ha fallecido, pero no les proporcionan los datos de acceso. Facebook va más allá y permite que el perfil de una persona que ha muerto se pueda convertir en un memorial.

Sin embargo, los condicionantes de las descargas de iTunes no contemplan qué puede pasar si el dueño legal de las descargas ha fallecido. Eso sí, los términos y las condiciones de iTunes especifican claramente que el contenido descargado a través de la tienda online no puede ser compartido con terceros ni aun cuando se mantenga una relación directa con estos. Un epígrafe bajo el que podrían escudarse en caso de llevarse a juicio un caso.

Si se hubiera llevado a cabo, sería un quebradero de cabeza para Apple, enzarzada en plena batalla con sus competidores por la guerra de patentes a la vez que se amontonan las denuncias de usuarios que reclaman más derechos ante las limitaciones impuestas por las marcas. Apple proporciona a través de las descargas iTunes una licencia para reproducir música en hasta cinco dispositivos bajo el mismo usuario pero, legalmente, no se puede compartir con otras personas.

Algunos abogados auguran un fracaso para los denunciantes en este tipo de acciones aunque, eso sí, reconocen que una causa abierta por un personaje tan popular puede ser un fuerte varapalo para la buena imagen de los de Cupertino. Sin embargo, los pleitos se complican aún más cuando existen contratos con discográficas y entidades de gestión, sobre todo ante la opacidad que mantiene Apple en estos términos.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios