BAQUIA

iPhone 5: aplaudan, por favor

Iphone 5

Reconozcámoslo: Apple empieza a perder parte de su estrella. No es que haya dejado de fabricar excelentes productos, cosa que no ha hecho, sino que parece haber perdido la capacidad de sorprender. El iPhone 5 es más grande, más ligero, más potente y más rápido. Pero ya no es único, como lo fueron las generaciones anteriores.

“Pues sí, era verdad…”

En primer lugar, las filtraciones habían adelantado buena parte de las novedades del iPhone 5. Con Steve Jobs en vida, eso no sucedía. Un hermetismo absoluto blindaba todos los lanzamientos de Apple, y las performances de Jobs eran coreadas por los “guaus!” y “Oohhs!” de admiración del público. Por una razón muy sencilla: la gente no sabía qué les iba a contar. Mientras aún digerían la última sorpresa, Jobs introducía la siguiente con su mítica frase “One more thing”…

En el caso de la presentación ayer del iPhone 5, los comentarios fueron del tipo “Pues sí, era verdad”. Los asistentes no escuchaban novedades, sino que veían cómo se confirmaba todo lo que venía circulando por Internet desde hace semanas. Adiós a las sorpresas. Adiós a la magia.

¿Apple ahora quiere ser como Android?

Lo primero que llama la atención del iPhone 5 es el tamaño de la pantalla, que se ha alargado media pulgada. Y es que por fin Apple parece haber “pasado por el aro” de admitir que la gente lo que quiere son pantallas cada vez más grandes, uno de los motivos por los que se venden cada vez más Androids. Así que se acabaron las inamovibles 3.5 pulgadas.

¿Es más fino? Sí ¿Es más ligero? También. Pero que Apple haga hincapié en factores como esos para intentar vender el iPhone 5 no deja de ser un tanto decepcionante. ¿Alguien se va a decidir por uno u otro teléfono porque pese 30 gramos menos y tenga dos milímetros menos de grosor? Puede ser. Pero hablamos de detalles, ya no de innovaciones.

Nueva cámara, nuevo cargador. Bien. En este caso, el iPhone 5 sale derrotado incluso en la comparación con un “rival menor”, el Nokia Lumia 920, que hace una semana mostraba su sistema de carga inalámbrica (¡no más cables!) y la tecnología PureView para la captación de imágenes.

En definitiva, que el iPone sigue siendo un producto extraordinario, nadie lo puede dudar. Que la enorme ventaja que lo separaba de sus rivales se ha recortado mucho (algunos dirán que ha desaparecido), tampoco.

Las acciones, ni fu ni fa

Siempre que una gran compañía presenta una esperada novedad, la variación del valor de las acciones es un buen indicador de la reacción de los inversores, de si les ha convencido el producto y de qué perspectivas le ven. Ayer, las acciones de Apple apenas variaron, cerrando con un alza del 1.4%. Si bien es cierto que las acciones se mueven en máximos históricos, también es verdad que reflejaron la indiferencia general que rodeó a la presentación.

Una buena noticia: iPhone 4S ahora es barato

Las previsiones de los analistas hablan de hasta 10 millones de unidades del iPhone 5 vendidas en las primeras semanas. Sin embargo, habrá que tomar con cautela estas cifras para un teléfono que no es disruptivo y que sí será caro: 199, 299 y 399 dólares para los modelos de 16, 32 y 64 GBs. A lo que hay que añadir los 30 dólares del adaptador del nuevo cargador Lightning para conectar el iPhone 5 a accesorios antiguos, más los 19 euros del adaptador microUSB para Europa obligatorio por la legislación de la UE. Sin duda, Apple está probando la paciencia -y testando el bolsillo– de sus fanboys.

Para quien se plantee comprarse un iPhone, es una excelente oportunidad de acceder al modelo anterior a un precio mucho más asequible. El iPhone 4S de 16 GBs, que sigue siendo un teléfono excelente (el iPhone 5 sólo lo mejora en detalles, pero no es rompedor) se podrá adquirir ahora en EEUU por 99 dólares. Y el iPhone 4 será gratis al contratarlo con AT&T, Sprint o Verizon.

¿Esperando al iPhone 6?

A pesar de todo, Apple ha vuelto a fabricar un producto excelente que venderá como rosquillas de aquí a Navidades, a condición de que los fans de la marca hagan el enésimo esfuerzo económico para estar a la última…

Probablemente este sea el momento más delicado para la compañía desde la muerte de Steve Jobs. Si el iPhone 5 no resulta el éxito esperado, Apple deberá replantearse muchas cosas si continúa con su política de renovar el teléfono cada año.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios