BAQUIA

Cinco pistas sobre el estado del cloud en Europa

Europe-cloud-plm

Sí, es cierto que la penetración de la nube en Europa no ha sido igual de rápida y decisiva como  en los EEUU. Pero a pesar de la difícil situación económica europea, hay un interés considerable en todo lo relacionado con la nube por parte del Viejo Continente.

Como sucede con la mayoría de las tecnologías innovadoras, tendemos a escuchar que la adopción del cloud computing en Europa arrastra un retraso de uno a tres años con respecto a EEUU. Puede que eso sea cierto, pero no deja de ser un análisis bastante simple. La consultora IDC ha previsto para Europa una tasa anual de crecimiento de la nube del 30% entre 2011 y 2016, frente a una tasa anual del 18,5% en EEUU, por lo que en unos años el nivel de adopción podría equipararse.

Como anticipo a su evento Structure Europe el próximo mes en Amsterdam, Gigaom ha resumido en un artículo las cinco claves del despliegue de la nube en Europa:

1. Parece obvio, pero Europa no es EE.UU.

Al contrario que Europa, donde el mercado está muy fragmentado (diferentes idiomas, gobiernos, legislaciones, sistemas impositivos, etc.) , EE.UU. tiene la ventaja de ser un mercado más grande y a la vez más homogéneo, donde proveedores como Amazon lo tienen mucho más fácil para despegar.

De este modo, la adopción del cloud en Europa varía mucho por países, y también por "especialidades", ya que mientras la adopción de SaaS está bastante extendida, la de IaaS es mucho más reducida.

2. La adopción de la nube no está siguiendo los patrones de adopción de tecnologías anteriores

Hasta ahora, los primeros países europeos en adoptar una tecnología solían ser Reino Unido o países escandinavos como Finlandia, pionero en adoptar los teléfonos móviles; y posteriormente, las tendencias se expandían hacia el sur y los países mediterráneos. En cambio, en la adopción del cloud computing podría darse al reves, ya que los países del sur de Europa, que tanto están luchando actualmente por superar la crisis económica, podrían ver la nube como una manera de ponerse al día.

3. La protección de datos es exagerada

Uno de los temas de discusión sobre la nube europea es que las leyes de protección de datos en países como Alemania, están dificultando la adopción del cloud computing. Estos países requieren que los datos de sus ciudadanos estén almacenados localmente. a veces simplemente porque no quieren que estén bajo la jurisdicción de los EEUU. Algunos expertos han calificado esta actitud de errónea y frustrante, ya que se impide el progreso.

Si las empresas entendieran la naturaleza de las nubes privadas, que mantienen los datos clave dentro de la empresa, pero que permiten conectarse a la nube pública para algunas tareas, descubrirían que realmente no existe ningún problema.

4. El interés en nube privada es cada vez mayor

Según IDC, los europeos están cada vez más interesados en la nube privada. Un 73% de las empresas encuestadas en el año 2012 aseguraron que están pasándose a la nube de algún modo, por encima del 67% del año pasado. Y el 55% dijo que se están pasando a la nube privada, frente al 36% del año pasado.

Una vez que el concepto de nube privada se extienda, y la UE racionalice sus leyes de protección de datos, el camino hacia la nube será mucho más fácil.

5. Cloud hasta en la sopa

En EEUU, cualquier novedad tecnológica que se precie lleva asociada la coletilla "cloud", por poco que incluya alguna característica de esta tecnología. En Europa sucede todo lo contrario, ya que existe todavía cierto recelo hacia el concepto "en la nube", por lo que es necesario utilizar el témino con moderación. 

Por tanto, como recomienda Nigel Beighton, vicepresidente de Rackspace, si quieres vender servicios en la nube en Europa puedes hacerlo, pero es preferible que los llames de otra manera


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios