Canadá podría sumarse al veto a Huawei

Huawei

Si ayer informábamos de que el Congreso de Estados Unidos instaba a vetar los productos Huawei y ZTE en su país, hoy hemos conocido que Canadá podría sumarse a esta iniciativa. Al igual que su país vecino, Canadá alega una "excepción por seguridad nacional" para construir una red segura de telecomunicaciones que le permitiría dejar fuera a determinadas empresas. Aunque el país norteamericano no ha especificado ninguna empresa, algunos analistas afirman que Huawei podría ser el principal foco de atención.

Las dudas sobre la posible relación entre la multinacional Huawei y el ejército chino han despertado las alarmas de posible espionaje entre los gobiernos norteamericanos. Es por eso que Estados Unidos planteó vetar los productos de Huawei y ZTE en las telecomunicaciones, sobre todo en sitios que manejen "información sensible".

La decisión de Canadá llega en el momento que existen mayores temores ante un posible filtrado de información comprometedora. "El gobierno va a elegir con cuidado [los miembros que participen] en la construcción de esta red, y se ha invocado la excepción de seguridad nacional para llevarla a cabo", dijo Andrew MacDougall, portavoz de primer ministro de Canadá. Aunque afirmó a Reuters que no confirmaba los rumores de una posible exclusión de Huawei.

Por su parte, Scott Bradley, portavoz de Huawei en Canadá, dijo que la última jugada del gobierno canadiense no le causaría grandes problemas a su empresa. "La excepción de seguridad nacional sólo se aplica a las empresas extranjeras y Huawei está plenamente incorporada en Canadá, y opera como una filial canadiense".

De hecho, Huawei tiene un próspero negocio en Canadá. En 2008 ganó un contrato para construir redes de telecomunicaciones para operadores domésticos de Telus Corp y Canadá BCE, e incluso ha recibido una beca de investigación de 68 millones de dólares. Además, cuenta con 130 ingenieros en su centro de investigación de Ottawa y con 300 empleados en su sede canadiense en Markham, Ontario.

Al invocar la excepción de seguridad para la red gubernamental, Canadá no ha ido tan lejos como Australia, que ha prohibido a Huawei participar en contratos para la construcción de la red nacional de banda ancha, una inversión de 38.000 millones de dólares. Australia está "tratando de adular" a los Estados Unidos en este momento por la relación comercial, según afirman los responsables de Huawei.

Pero, ¿qué temen los gobiernos de Estados Unidos, Australia o Canadá? Algunos analistas apuntan a un juego anti-China en plena campaña electoral, pero otros apuestan a su pasado afín al militarismo comunista de China. La empresa fue fundada por antiguos miembros del Ejército de Liberación y personas que tenían vinculación con el gobierno y los altos cargos militares, de ahí las sospechas. El problema parece radicar en que Huawei no puede o no quiere dar información sobre sus accionistas, bien por leyes propias del país o por miedo a represalias por parte de su propio gobierno, según afirma GlobalPost, quienes realizan un amplio análisis de la situación.

Sea o no sea una amenaza, muchos expertos afirman que Estados Unidos tiene suficientes medios como para vigilar la seguridad de sus equipos, por lo que postulan sus causas en un posible oportunismo electoral.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios