Entendiendo Fusion Drive: alta capacidad más alto rendimiento

Fusion drive

Durante la presentación de ayer de Apple, una de las novedades mostradas fue Fusion Drive, el nuevo sistema de almacenamiento mixto de archivos para Mac, que traslada automáticamente a la memoria flash los archivos y aplicaciones que se utilizan con más frecuencia para acelerar el rendimiento y el acceso.

Cuando hablamos de almacenamiento y de acceso a archivos y aplicaciones guardados, muchos dispositivos actuales deben elegir entre agilidad y fondo. Es por eso que smartphones, tabletas o ultrabooks vienen con memorias flash, y también por eso hacen más uso de servicios en streaming o en la nube. Pero Fusion Drive no quiere renunciar a las virtudes de ninguno de los dos sistemas.

Básicamente, se trata de una tecnología que aprovecha lo mejor del almacenamiento flash (SSD) y de los tradicionales discos duros (HDD), combinando la rapidez del primero con la solidez y capacidad de los segundos. El Fusion Drive está compuesto por una memoria SSD de 128 GB y un disco duro de 1 TB o 3 TB, que se comunican mediante sowftware y se "fusionan" en una única unidad de almacenamiento.

¿Cómo funciona? Según Apple, las aplicaciones, archivos y demás elementos del sistema operativo usados con más frecuencia se guardan en el disco SSD, mientras que las apps y los documentos menos usados se almacenan en el HDD.

Lo cierto es que en el mercado ya existían soluciones de almacenamiento híbrido similares a esta, como la tecnología Smart Response de Intel, que utiliza una memoria SSD de hasta 64 GB como caché de un disco duro de alta capacidad. Pero la solución de Apple introduce novedades: por ejemplo, las partes "lenta" y "rápida" del disco son unidades físicamente separadas, por lo que pueden actualizarse o reemplazarse individualmente.

Los nuevos Mac equipados con Fusion Drive traerán el núcleo del sistema operativo instalado en la parte SSD de Fusion Drive. A medida que el usuario abra archivos y documentos o instale aplicaciones, el sistema operativo tomará nota de lo que hace y con qué frecuencia, para mover las tareas más frecuentes de HDD a SSD: esto se hará de forma transparente, y el usurio podrá ver el SSD y el disco duro como una única unidad.

¿Veremos esta tecnología en otros dispostivos de Apple, como MacBooks o iPads? En principio no, aunque puede que a medio plazo se incorporen en productos más estacionarios, como Apple TV, Mac Mini o Mac Pro. Aunque con el tiempo, a medida que descienda el precio de las memorias flash y aumente la disponibilidad de servicios cloud, es difícil predecir si será una tecnología necesaria.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios