Microsoft corta la cabeza del jefe de Windows

Sinoksky

Hace dos semanas, Steven Sinofsky presentaba al mundo Windows 8, el evento más importante de Microsoft desde Windows 95. Hoy, Sinofsky está sin trabajo.

La salidad de Sinofsky tras 23 años en la empresa ha sido sorprendente e inesperada. Ni el directivo ni la empresa han dado ninguna explicación, aunque parece ser que el despido ha sido de mutuo acuerdo, según directivos de Microsoft que quieren permanecer anónimos, y que también explican que por ahora Sinofsky no buscará otro empleo.

Sinofsky, de 47 años, comenzó a trabajar en Microsoft en 1989 como asistente técnico y personal de Bill Gates. Su gestión se distinguió por escasos escrúpulos a la hora de recortar capas de gestores y formalizar los procesos de desarrollo del software, una actitud que llevó a acuñar el témino "sinofskyiciación" de la compañía.

Poco a poco, Sinofsky fue acumulando más poder dentro de la unidad de Windows, e incluso ha sonado muchas veces como posible sucesor de Steve Ballmer al frente de Microsoft. Sin embargo, su estilo de dirección agresivo no le hizo ganar demasiadas simpatías entre empleados ni otros directivos. Incluso Bill Gates, su mentor en la empresa, tuvo dificultades para seguir defendiéndolo.

La marcha del jefe de Windows es la última -y la más llamativa- de una serie de salidas de directivos en Redmond, en un movimiento que se interpreta como un reforzamiento del equipo más cercano a Steve Ballmer. En los últimos cuatro años, los responsables de las cinco unidades más importantes de Microsoft han salido de la empresa.

El CEO, de 56 años y 13 en el cargo, parece por ahora decidido a seguir adelante, a pesar de las muchas críticas que  ha recibido su gestión. En un comunicado interno, ayer Ballmer dijo simplemente a los empleados: "Steven Sinofsky ha decidido dejar la compañía". Más adelante, explicó la necesidad de trabajar de forma más integrada entre todos los equipos de Microsoft.

Según algunos analistas, ha sido precisamente la escasa predisposición o habilidad de Sinofsky para trabajar con otros equipos lo que ha forzado su salida de la empresa, ya que parecía demasiado centrado en Windows y descuidaba, por ejemplo, aspectos como la integración con Xbox.

Sinofsky será sustituido por Julie Larson-Green, que llevará la división de hardware de Windows y software, y Reller Tami, que seguirá siendo presidente financiero de la unidad Windows. Los dos reportarán directamente a Steve Ballmer.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios