BAQUIA

¿Es pecado ser optimista en una crisis?

A mi modo de ver, es imprescindible para un emprendedor, siendo realista, tener siempre un deje de optimismo. Las cosas siempre pueden ir mal, y seguro que irán peor de lo que hemos planeado, pero si le echamos ganas de trabajar y el optimismo conocedor de nuestro modelo, prevaleceremos.

La suerte le toca al que la trabaja. El optimismo contagioso es una de las habilidades del líder que saca a muchos equipos de los apuros y contratiempos de sacar adelante una startup. El viejo refrán castizo de "a Dios rogando y con mazo dando" sigue siendo válido en pleno siglo XXI.

En España es difícil tener el entusiasmo arrollador de una emprendedor americano, pero muchos de sus aspectos, aunque quizás no todos, sí debemos tratarlos como buenas prácticas, tanto internas hacia los empleados como externas hacia el mercado y los inversores.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios