Niños enganchados al smartphone: ¿cómo tratar el problema?

Muchos niños no querrán para Reyes una muñeca, un peluche o una bicicleta. Los niños de ahora quieren un smartphone. O al menos, si por ellos fuera. USA Today reflexiona sobre los signos de adicción a estos dispositivos en los niños y la preocupación de sus padres.        

Mashable ha publicado el caso de una niña coreana de 11 años que pasa horas delante de la pantalla de su smartphone mandando mensajes a sus amigos. Y si le sobra tiempo, aprovecha para cuidar de su mascota, que no es otra que un hámster digital.

Tristemente, esta historia se repite en muchas familias. Un estudio realizado por Common Sense Media muestra que el 41% de los adolescentes son adictos a su smartphone.

"Si por muchos de ellos fuera, no desconectarían nunca de los medios sociales y digitales”, ha asegurado Caroline Knorr, de Common Sense Parenting. “Los adolescentes están pidiendo a gritos a sus padres poner unos límites”.

"Es muy difícil para los adolescentes fijar límites por sí mismos”, añade Knorr. Especialmente porque estamos hablando de una actividad social, y cualquier actividad de este tipo es muy importante para ellos.

Un consejo que ofrece Knorr a los padres con niños obsesionados con estos aparatos es obligarles a cargarlo cada noche en la habitación de los padres, y devolvérselo por la mañana. Lo ideal es empezar este tipo de rutina desde el momento en el que se le da este tipo de dispositivo a un niño, aunque también hay que tener en cuenta que es mejor tratar de inculcar a los niños responsabilidad, y no restricción.

Pero, ¿qué pueden hacer aquellos padres que ya tienen hijos adictos a su smartphone? Que un niño sólo esté feliz cuando utiliza su móvil, o que pase conectado tantas horas al día que tenga que dejar de lado otras actividades son síntomas de adicción, y en este caso, los padres deben intervenir. El primer paso sería hablar con un especialista, que hará una evaluación del caso.

Hay que comprender que si ya es difícil para algunos adultos guardar las distancias con los smartphones en ciertas ocasiones, para los niños de hoy en día es difícil imaginar la vida antes de la tecnología. Se trata de la primera generación de nativos digitales, aquellos que aprenden a navegar por un iPad antes que a leer un cuento.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios