BAQUIA

¿Las campañas de publicidad te están costando los “Me gusta” de tus seguidores?

                                         No me gusta

Cuando hablamos de Social Media, a menudo tendemos a priorizar el éxito de nuestras campañas, y lo que entiende la mayoría por éxito es ni más ni menos que los ingresos o el retorno de la inversión en estas campañas.

Lógicamente, alcanzar los objetivos económicos de una empresa es importante, pero no debemos olvidar la importancia del crecimiento interno de una empresa, ni el valor de conocer a nuestros clientes y seguidores. Por este motivo, no sólo debemos prestar atención a las cifras y números estrictos del éxito de una campaña, sino también al resto de consecuencias de la misma.

Como todos sabemos, Facebook no es un lugar al que la gente acude para ser un mero objeto al que se le destina la publicidad. Los usuarios de Facebook están ahí para mantenerse en contacto con sus amigos, recibir noticias o consumir contenido interesante y útil de sus marcas preferidas. Pero eso no quiere decir que no se pueda influir en las decisiones de compra de los usuarios de Facebook…

Lo que sí es cierto, es que tendremos más éxito si tratamos de hacerlo de una manera más indirecta, en lugar de impulsar la venta pura y dura. Y si logramos encontrar el equilibrio entre ambas tácticas, mejor que mejor. Este equilibrio consiste en proporcionar contenido valioso para nuestros fans al mismo tiempo que cumplimos con los objetivos de negocio.

Lógicamente, mantener este equilibrio no es fácil, y excedernos con los mensajes puramente publicitarios podría costarnos los “no me gusta” de algunos de nuestros seguidores, lo que a la larga influirá en nuestras analíticas y futuras campañas. Para evitar esto, Social Media Today nos aconseja cómo alcanzar ese equilibrio. 

El primer paso es revisar nuestras analíticas en Facebook para tener conocimiento sobre cuantos de nuestros seguidores han hecho clic en ocultar alguna de nuestras publicaciones, o incluso han decidido no volver a mostrar ninguna en un futuro. Esto último poco se diferencia de un “no me gusta”, ya que seguiremos conservando un seguidor, pero este no volverá a ver jamás ninguna de nuestras publicaciones.

Lo realmente importante es vigilar estas cifras desde el principio hasta el final de una campaña. Una vez tengamos estos datos, podremos crear hipótesis sobre el comportamiento de nuestros seguidores ante las campañas y experimentar con ellas. Por ejemplo, si nuestro número de seguidores disminuyó tras una campaña larga, podemos probar a hacer campañas más cortas. Y si nuestros seguidores reaccionaron de manera positiva ante una oferta de descuento de nuestro producto o servicio, podemos probar a seguir con este tipo de ofertas, o incluso probar con la "reprueba" gratuíta.

Una vez hecho esto, tendremos unos patrones concretos y fiables sobre nuestros seguidores, que nos ayudarán a mejorar el éxito de futuras campañas. ¿Acaso no es esto algo mucho más valioso que simplemente medir el número de personas que en algún momento hicieron clic en “me gusta”?


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios