De cómo Newegg derrotó a Soverain, y salvó el comercio electrónico

Soverain

Si usted entra en la web de Soverain, no verá nada extraño a primera vista: aparentemente se trata de una compañía dedicada a comercializar soluciones y programas de comercio electrónico. La web tiene los habituales apartados de servicios, productos, clientes, etc. e incluso una sección “Sobre nosotros”, con teléfonos, correos y direcciones físicas de contacto.

En realidad todo es un montaje, porque Soverain es un conocido patent troll. O lo que es lo mismo, una empresa que no tiene otra actividad que demandar a otras empresas por utilizar las patentes que tiene registradas. De eso viven los patent trolls (cuando ganan los correspondientes juicios, claro), y en el caso de esta compañía, las patentes que posee no son (o no han sido hasta ahora) moco de pavo.

Y es que Soverain es dueña de varias patentes fundamentales en cualquier comercio electrónico. Por ejemplo, las funciones de los carritos de la compra que casi toda web de e-commerce incluye en su proceso de compra. ¿Cómo se ha hecho con esas patentes? A través de varias transacciones: Open Market fue la primera en registrarlas. Esa empresa desapareció en 2001 y vendió su propiedad intelectual a un fondo de capital llamado Divine, que a su vez las vendió a Soverain en 2003.

La compañía nunca ha vendido un solo producto, pero en la última década ha conseguido ingresos millonarios gracias a sentencias a su favor. Por ejemplo, en 2005 recibió 40 millones de dólares de Amazon, la primera gran empresa de e-commerce a la que demandó. También ha recibido cantidades millonarias de comerciantes como Gap, Victoria’s Secret y Avon: de estas últimas recibió 17,9 millones de dólares en 2011.

Pero parece que el chollo se le va a terminar a Soverain. Desde 2010 estaba pendiente de resolución otro juicio por el que Soverain demandaba a Newegg.com y otros siete comercios electrónicos, solicitando 34 millones de dólares más una tasa del 1% de sus ingresos como compensación por del uso de sus patentes.

En un principio, un juzgado de Texas dio la razón a Newegg y obligó a los comerciantes a compensar a Soverain (aunque sólo fueran 2.5 de los 34 millones reclamados), para desesperación una vez más de los comerciantes. Pero Newegg recurrió ante el Tribunal de Apelaciones, que ha anulado ahora los “privilegios” de Soverain.

La última sentencia entiende que los derechos sobre el carrito de la compra son inválidos “por razones obvias”, ya que al ser un elemento tan extendido no puede interpretarse como una exclusiva de nadie, sino como un proceso que se puede programar y diseñar de diferentes formas. Tal vez pudiera considerarse propiedad intelectual exclusiva hace más de una década, cuando se registraron las patentes, pero no hoy en día.

Otros importantes comercios online, com Home Depot, Best Buy o RadioShack, que tenían demandas pendientes de Soverain tras la última y alocada ronda de demandas en 2012, habrán respirado con alivio tras conocer la sentencia, que acaba con ese absurdo privilegio. Y es de esperar que con el resto de patent trolls.

La historia completa, en Ars Technica.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios