BAQUIA

Philips se sale del negocio de la electrónica de consumo

Philips-sa3025-and-sa3045-mp3-player

Philips es todo un clásico en la electrónica de consumo. ¿Quién no ha tenido en su casa un televisor, unos altavoces, un tocadiscos o un reproductor DVD de la compañía holandesa? Pues bien, este negocio se acaba.

Tras haberse deshecho de las televisiones, la multinacional holandesa ha decidido desprenderse ahora de su división de video y audio, licenciándola a la japonesa Funai Electric, con la que ya colaboraba desde hace 25 años. Después de presentar unas pérdidas en el cuarto trimestre que rondaban los 355 millones de euros, no es de extrañar que los holandeses abandonen su principal negocio.

Funai fabricará ahora los aparatos (básicamente reproductores DVD y sistemas hi-fi) que seguirán luciendo el logotipo de Philips, a cambio del pago en efectivo de 150 millones de euros anuales y una comisión por el uso de la marca. El acuerdo se extenderá inicialmente durante cinco años y medio, con posibilidad de renovarlo para otros cinco años.

Es imposible estar a la altura las nuevas y cada vez más competitivas empresas asiáticas. En los últimos años, competir contra las empresas que ofrecen dispositivos low cost es tarea cada vez más complicada. Es por ello que Philips tira la toalla después de años siendo uno de los líderes mundiales en la fabricación de dispositivos electrónicos.

Pero, ¿qué va a hacer ahora? Philips pasa a centrarse en los dispositivos para el hogar, luces y servicios para la salud, como parte de su plan para reestructurar sus líneas de negocio.  La holandesa dice adiós a los DVDs, mp3s y a los altavoces, y hola a las cafeteras y las cuchillas de afeitar.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios