BAQUIA

¿Proyectos falsos? No se crea todo lo que dicen de Apple

Apple loyal

Es conocido el secretismo con el que Apple trabaja en sus proyectos. ¿Podría llegar al extremo de confundir a sus propios empleados, asignándoles trabajos falsos en sus primeros meses en la compañía para comprobar si son de fiar?

Ese fue el rumor que se extendió hace unas semanas por Internet, a partir de la publicación del libro "Inside Apple: How America's Most Admired–and Secretive–Company Really Works”, en el que el autor, Adam Lashinsky, explica cómo, cuando alguien entra a trabajar en Apple, se le asigna un proyecto absurdo (y falso) para comprobar su lealtad. Pasado un tiempo, una vez verificado que es de fiar (es decir, que no se habla en Internet de su imaginario proyecto), empezará a trabajar en proyectos reales.

El tal Lashinsky habría hablado supuestamente con ingenieros de Apple, a los que no se les explicó cuáles serían sus funciones hasta el mismo día de empezar a trabajar en la compañía. La “noticia” fue supuestamente confirmada durante un evento organizado por LinkedIn, cuando un asistente tomó el micro para contar que trabajó seis años en Apple, y que conocía personalmente a alguien que trabajó nueve meses en proyectos fantasma antes de ser asignado a un proyecto real.

Ahora bien, ¿qué hay de cierto en esta noticia? Según explica Ars Technica, es absolutamente falsa. No hay proyectos de pega en Apple, ni gente trabajando en ellos para probar su fidelidad, según confirman a este medio numerosos empleados. La compañía es tremendamente seria, y no hay sitio para hacer perder el tiempo a sus trabajadores en algo que no sea productivo.

Lo que sí es cierto es la escrupulosidad con que Apple lleva sus proyectos. Los empleados tienen que firmar acuerdos de confidencialidad, y a menudo un proyecto se desmenuza en partes para que no tengan un conocimiento completo del conjunto. De esta forma, si algo se filtra es fácil localizar la fuente, y en ese caso el despido suele ser inmediato.

Las excepciones a este férreo control suelen surgir de la cadena de proveedores, a los que no se puede imponer el nivel de control de los trabajadores en Cupertino. Así que cuando vemos en Internet las fotos del próximo iPhone, probablemente las ha difundido alguien de la cadena asiática de suministradores, aunque también puede ser que un ingeniero se haya olvidado un prototipo en un bar.

Entonces, ¿qué queda del rumor sobre los proyectos falsos? Puede entenderse que se trata de proyectos cancelados, que sí los hay, o experimentales, que también existen. O una estrategia para vender el libro…


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios