BAQUIA

Tutorial: convierte tu propia letra en una fuente

Es posible que en alguna ocasión hayamos imaginado lo estupendo que sería convertir nuestra propia caligrafía en una fuente. Ya sea para darle un toque creativo a un documento o cartel, o quizás para algún asunto más turbio –esperemos que no-, véase el dudoso caso Bárcenas. Lo que antes podía parecer un trabajo de chinos es ahora mucho más fácil con MyScriptFont.

Si eres de los que piensan que los que utilizan Comic Sans deberían estar en la cárcel (y que puede pasar por cualquier cosa menos por la letra manuscrita), MyScriptFont puede ser una buena herramienta para ahorrarte tiempo rebuscando entre las fuentes predeterminadas. En unos sencillos pasos tendrás tu propia letra como fuente.

Desde Baquía te enseñamos a hacerlo paso a paso:

1. Descarga e imprime el PDF desde la web de MyScriptFont y rellena las casillas con las letras correspondientes. Conviene utilizar un rotulador negro y escribir de forma clara y precisa. Los caracteres con acentos y otros signos ortográficos que encontrarás al final de la página son opcionales, pero es recomendable rellenarlos también.

Baquia

2. Escanea el documento rellenado en escala de grises, y guarda este archivo como imagen.

3. Regresa a la página de MyScriptFont y sube este archivo. Ten paciencia, el proceso puede ser un poco lento.

                 Fuente 1

4. Por último, verás una vista previa de tu nueva fuente, y podrás descargarla para utilizar en tu ordenador. Estas fuentes son compatibles tanto con Windows como con Mac y Linux, y por lo general no suelen dar problemas con su instalación. Basta con hacer clic en la opción de instalar pulsando el botón derecho sobre el archivo. Si es la primera vez que descargas una fuente, puedes echar un ojo a este tutorial de Make use of. 

                                         Baquia letra

Lógicamente, esta herramienta no mantiene el encanto de la letra a mano, pero puede sernos de utilidad para dar un toque personal a nuestros documentos. ¿Qué tal utilizarlo para nuestra firma digital en emails? ¿O para adornar fotografías o dibujos? Al fin y al cabo nuestra escritura refleja nuestra personalidad. Y tú, ¿para qué utilizarías una fuente con tu propia letra?


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios