BAQUIA

El hombre que hace funcionar los centros de datos de Amazon

Érase un lunes lluvioso de agosto de 2011. Un transformador de 10 millones de vatios estallaba en el norte de Virginia, provocando el envío de un enorme pico de voltaje a través de la red eléctrica, que alcanzaba un centro de datos de Amazon en Ashburn, Virginia, dejando sin alimentación eléctrica las instalaciones.  Afortunadamente, 15 minutos después de que eso sucediera un tal James Hamilton estaba allí para solucionar el problema.

Según nos cuenta Wired, fue sin duda un momento fortuito. Hamilton es el ingeniero que supervisa el cada vez más complejo diseño del centro de datos que da soporte a Amazon Web Services, que brinda servicios de computación a grandes empresas como Netflix, Pinterest y Dropbox. Por lo tanto, si los servicios de estas empresas permanecen la mayor parte del tiempo activos y sin problemas es gracias a Hamilton.

James hamilton

El trabajo de Hamilton es hacer frente a situaciones de emergencia con la cabeza fría, y tratar de encontrar la manera de evitarlas en el futuro. Adrian Cockcroft, director de arquitectura de nube de Netflix, uno de los clientes más importantes de Amazon, sólo tiene palabras buenas para Hamilton: "Él ha estado aquí por mucho tiempo, construyó un montón de cosas interesantes".

Cuando EC2 llegó en 2006, cambió por completo el negocio de la informática. Amazon, un vendedor de libros y CDs, logró producir un conjunto de nuevos servicios que el mercado estaba dispuesto a pagar. Siete años más tarde, la compañía mueve un negocio de computación en la nube de miles de millones de dólares. Sin embargo, con este enorme éxito llegó un nuevo conjunto de problemas. James Hamilton fue uno de los pensadores clave para resolverlos, tratando de repensar el centro de datos adaptado a la nueva era del cloud.

Al igual que otros gigantes de la computación en nube como Google y Microsoft, Amazon no da mucha información de su centro de datos, siendo este uno de los más importantes secretos comerciales. Sin embargo, Hamilton es uno de los pocos empleados de Amazon autorizados para hablar en su blog acerca de sus grandes ideas. En su blog, Hamilton proporciona una pequeña ventana para acercarnos a los centros de datos. Gracias a esto, Hamilton ha desarrollado una reputación en la industria como un gurú de los sistemas de distribución.

Es lógico que compañías como Amazon, con miles de millones de dólares en juego, necesiten personas que puedan mantener los centros de datos siempre en óptima ejecución, un negocio en el que las grandes compañías tecnológicas invierten cientos de millones de dólares cada año. Este talento es difícil de encontrar, y no hay duda de que James Hamilton es una de esas personas.

Un tipo sin duda peculiar, que vive en un barco amarrado cerca de la central de AWS en Seattle (aunque no es raro que se "escape" en travesías hasta Hawai), y que hace años fue mecánico especializado en Lamborghinis y Ferraris.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios