BAQUIA

¿Facebook aburre a los adolescentes?

Hace una semana, Blake Ross, director de producto de Facebook, anunció que dejaba la compañía en una carta de despedida que publicó en su página de perfil. "Me voy porque un escritor de Forbes preguntó al mejor amigo de su hijo Todd si Facebook era aún algo novedoso, y el chico respondió que no, al igual que el resto de sus amigos. Esto me hizo reconsiderar la viabilidad de la empresa a largo plazo", ha asegurado Ross.

Poco tiempo después, Ross retiró la carta, según ha informado The Verge. Tal vez porque accidentalmente publicó este mensaje en público, o porque la pequeña broma con la que iniciaba la carta no fue tomada tan a la ligera como él hubiera esperado. Independientemente del motivo, todo esto nos hace reflexionar sobre si Ross está realmente en lo cierto, y si Facebook es ya algo considerado "anticuado" por los más jóvenes.

                Facebook-teenagers

Por su parte, Facebook admitió en su informe anual que podría estar perdiendo a los "usuarios más jóvenes", que se veían más atraídos por "otros productos y servicios similares o sustitutos de Facebook."

Según muchos expertos, los adolescentes se han convertido en adictos de otros sitios como Tumblr y otras aplicaciones como Instagram o SnapChat. Según muchos de ellos, se trata de un lugar más íntimo, no tanto para presumir, sino para compartir, y alejado del control de los padres. Algunos datos sugieren que Tumblr ya ha conseguido eclipsar a Facebook como la red social más popular entre los jóvenes de 13 a 25 años.

Según SfGate, los adolescentes pueden ser un barómetro de lo que es cool. Observando las aplicaciones que utilizan y cómo interactúan con la tecnología podemos detectar las futuras tendencias en el campo de la comunicación social. Si esto es realmente cierto, Facebook está nadando a contracorriente.

Es aquí donde radica uno de los mayores desafíos de Facebook: con más de mil millones de usuarios en todo el mundo, Facebook se ha convertido en una red social que a menudo es demasiado complicada, demasiado arriesgada y, sobre todo, demasiado invadida por los padres de estos adolescentes, que en cierta medida coartan su libertad digital.

Para los adolescentes, aplicaciones como Instagram y la más reciente SnapChat son totalmente opuestas a Facebook: simples, aparentemente secretas y privadas, y sobre todo divertidas. Otro dato curioso es que los adolescentes reconocen Instagram como una red social, mientras el resto de gente lo considera una aplicación de cámara.

Entonces, ¿debe Facebook ponerse las pilas? ¿Es necesario para la red social crear productos útiles y atractivos para los usuarios más jóvenes? Dejando a un lado la respuesta, lo que está claro es que los repentinos experimentos enfocados a satisfacer los caprichos adolescentes transitorios, no son una buena idea. Sí, hablamos de Poke.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios