BAQUIA

Hemos probado: ZTE Skate Pro

Ahora que los móviles poco a poco dejan paso a las phablets de enormes pantallas, procesadores de cuádruple potencia y multitud de GBs de espacio, todavía podemos optar por un modelo más discreto si nuestro presupuesto no da para más o si nuestras necesidades son menores.

En esta línea se presenta el ZTE Skate Pro, la versión avanzada del modelo Skate, que en España distribuye en exclusiva Movistar a un precio de 180 euros, sin incluir tarifas de voz y datos. Una buena opción para quien quiera introducirse en los Android con un terminal que ahora llamaremos de gama media, pero que hace un par de años habríamos calificado como gama alta.

Zte skate pro

El diseño es de lo más funcional, con una cubierta de plástico negro sin alardes, pero cómodo de manejar. El peso es de 130 gramos, y las dimensiones de 123 x 63,5 x 10 mm. En la parte superior de la carcasa está el botón de encendido, y en lateral izquiero el control de volumen. En la parte baja se incluyen los habituales accesos rápidos a Menú, Inicio, Atrás y Búsqueda.

El sistema operativo es Android 4.0.4 (Ice Cream), ligeramente desfasado respecto a las últimas versiones de Android (4.2). ZTE incorpora algunas funciones útiles a la interfaz de usuario, como el desbloqueo rápido con acceso a seis funciones, programables por el usuario.

La pantalla es de 4 pulgadas, capacitiva y de resolución 480×800 px. EL ZTE Skate Pro funciona con un procesador Qualcomm a 1 Ghz, que junto a los 512 MB de RAM se queda un tanto corto para la multitarea, aunque será suficiente si no hacemos correr demasiadas aplicaciones simultáneas o sólo estamos navegando.

Tampoco destaca en el almacenamiento, ya que el teléfono sólo trae 2 GB de memoria, aunque ampliable hasta 32 GB con microSD. Al menos, se agradece el detalle de traer de serie una tarjeta de 4 GB. Y también ranura para tarjeta SIM estándar, lo que evitar perdir un duplicado mini para quien cambie de aparato.

La cámara, con resolución de 5 MP, ofrece lo justo, con un visor que no destaca por la nitidez ni por el ángulo de visión. A diferencia de algunos terminales que ya los traen de serie atraídos por el “efecto Instagram”, no incluye filtros para retocar las imágenes. Tampoco hay cámara frontal.

Respecto a la conectividad, incluye wifi, Bluetooth 2.1, y una aceptable velocidad de transferencia de 7,2 Mbps de bajada y 5,76 Mbps de subida. También incluye tecnología DLNA, por lo que puede comunicarse con los dispositivos compatibles con este protocolo para compartir contenidos.

Por último, destacar la batería, de 1650 mAh, suficiente para aguantar hasta 240 horas en espera, o un par de días de funcionamiento si no lo exprimimos demasiado.

Valoración: 6,6/10


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios