BAQUIA

Stop the Cyborgs agrupa a los opositores a Google Glass

Gafas

El nuevo proyecto de Google con sus gafas revolucionarias no ha tardado en encontrar opositores.

La semana pasada surgía en la red el grupo Stop the Cyborgs, un movimiento que tiene como objetivo frenar el avance de este dispositivo en nuestra sociedad, antes de que este y otros aparatos tecnológicos acaben con la privacidad, y que empresas como Google puedan obtener el control total de la información.

Esta página, de la que se desconoce su origen, se ha puesto como meta organizar a todas aquellas personas defensores de la privacidad que quieran unirse a ellos para “salvar a la humanidad del cyber colectivo”.

Su primer objetivo es prohibir el uso de las Google Glass por atentar contra la privacidad. Para ello, alegan la facilidad que éstas ofrecen para grabar, tanto imágenes como audio, sin que nadie se dé cuenta, a diferencia de lo que ocurre hasta ahora con los usuarios de los smartphones, quienes tienen que sostener en el aire su teléfono para poder grabar o fotografiar.

También alertan sobre situaciones que podrían darse en una simple conversación: la persona que lleva las gafas podría estar recopilando información en tiempo real acerca de su interlocutor sin que éste se aperciba o pueda hacer nada por evitarlo, por ejemplo, averiguar cuál es su índice en Klout, si tiene antecedentes criminales o si el tono de su voz demuestra que está mintiendo.

En Stop the Cyborgs alertan sobre un escenario, en un futuro no muy lejano, los usuarios de las gafas de Google inunden las ciudades capturando cualquier detalle, a modo de espías, recopilando datos e información personal que será registrada en unas bases de datos, que circularán por la nube y que podría ser utilizada por cualquier empresa o individuo, bien con fines lucrativos, o bien para controlar nuestro comportamiento y conocer datos de nuestra vida privada.

Con ello, se reafirma la idea de que la privacidad desaparecerá, al igual que la toma de decisiones de forma individual, que pasará a ser global debido al alto grado de interactividad entre los usuarios de estos dispositivos, quienes no distinguirán el "mundo real" del "mundo digital".

¿Es realmente tan serio el problema de privacidad en el que nos veríamos envueltos con las Google Glasses? ¿O esto es tan sólo una visión apocalíptica y exagerada?


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios