El 70% de los universitarios confiesa haber plagiado trabajos de Internet

Desde siempre, Internet ha sido considerado por muchos como un campo sin reglas en el que las normativas sobre propiedad intelectual tienen una validez bastante cuestionable. Con el paso del tiempo y la experiencia, nos hemos dado cuenta de que muchas veces ha sido confirmada esta creencia, y a día de hoy un alto porcentaje de los contenidos que podemos encontrar en la red es producto del plagio.

Actualmente la copia de contenidos es uno de los mayores problemas de la red. Su crecimiento ha sido muy rápido en los últimos años: en 2005 apenas era del 25%, y sin embargo, la mayoría de expertos y empresas del sector de la propiedad intelectual online consideran que para el próximo año el nivel de plagio de contenidos digitales alcanzará el 63%.

Este problema también existe en el sector educativo, donde el porcentaje de alumnos que utiliza contenidos de otros a la hora de realizar sus propios trabajos es bastante sorprendente. Según algunos estudios realizados entre estudiantes universitarios españoles entre 2008 y 2011, aproximadamente 7 de cada 10 alumnos encuestados admiten haber copiado fragmentos de textos, o incluso textos completos, al menos una vez durante sus estudios universitarios.

         Ctrlc

En Estados Unidos, los datos sobre el “ciberplagio” son similares. Una encuesta a 14.000 estudiantes preuniversitarios confirma que el 66% de los encuestados han plagiado contenidos. Un estudio realizado años antes, en 2009, entre estudiantes universitarios, rebelaba que el 82% de los alumnos reconocía haber copiado contenidos de Internet durante sus años de bachillerato.

Pero por si estos datos aún no fueran lo suficientemente claros, se ha llevado a cabo un análisis sobre 35 millones de trabajos entregados entre 2010 y 2011 por alumnos de distintas universidades. Según este análisis, entre un 14 y un 20% de estos contenidos eran producto de plagio.

Para colmo, el 53% de los alumnos consideran que el plagio es algo natural y no le dan demasiada importancia. Estos alumnos justifican sus fusilamientos con la obtención de mejores calificaciones académicas, la pereza, la facilidad y comodidad que permite Internet, una mala gestión del tiempo dedicado al estudio y a la elaboración de trabajos académicos, desconocimiento de las pautas básicas para la elaboración de un trabajo académico, e incluso la creencia de que muchos trabajos no los leerá el profesor por falta de tiempo.

Jesús Hurtado Barrero, CEO de Digital Media Rights, ha dejado clara su opinión respecto al tema: “El plagio de contenidos sin permiso es un problema muy importante, y por eso las instituciones educativas deberían poner freno a esta situación de una manera firme y rápida. Para ello, lo mejor es crear una cultura de integridad académica, que permita que los alumnos entiendan la trascendencia de respetar los contenidos originales de otras personas”.

Para terminar, planteamos una duda que nos corre por la mente: si la generación actual de universitarios han podido explotar las posibilidades de Internet para ahorrarse horas de estudio y trabajos académicos, ¿qué pasará con la nueva generación de nativos digitales? ¿Hasta donde llegarán las herramientas digitales de "ayuda al estudio" dentro de 10 años?


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios