Relaciones en el trabajo: ¿cómo mejoramos la relación con nuestros compañeros?

Afterwork

Azahara Cano, Responsable de Marketing Online de Mitucan

Nuestra actividad laboral es una de las piezas más importantes del puzle de nuestra vida. Son muchas las horas del día que pasamos dedicados al trabajo y a veces, para sentirnos a gusto, aunque es imprescindible que nos sintamos satisfechos con nuestro trabajo y que nos llene, no basta solo con estar contentos con lo que hacemos. Existe otra pieza crucial si queremos estar felices en nuestro trabajo: las relaciones con nuestros compañeros.

Una buena relación con los que nos rodean en la oficina asegura una mayor eficiencia y productividad en nuestro trabajo. E incluso se ha comprobado que hay quienes no desean cambiar de empleo por no perder la relación que comparten con las personas que les rodean en su lugar de trabajo. Lo contrario, un pésimo trato con nuestro entorno laboral, nos puede hacer sentir insatisfechos y frustrados, y la jornada de trabajo se puede convertir en un auténtico calvario.

Y es que la oficina se ha convertido en nuestro segundo hogar. Por eso, las relaciones personales que mantengamos serán vitales para nuestro bienestar. La forma en la que nos comportamos en nuestro trabajo dice mucho sobre nosotros, incluso más que nuestra experiencia, educación o cargo. Tal es la importancia de las relaciones en el trabajo.

Para lograr un buen trato con los compañeros y aprender a gestionar las relaciones, hemos recogido una serie de consejos que puedes leer a continuación:

1. Trata a los demás como te gustaría que te trataran a ti: sigue esta popular máxima también con tus compañeros de trabajo. Este sencillo consejo nos ayuda a ganar en empatía: nos pondremos en el lugar del otro para saber si nuestra actuación es acertada o no, y actuar en consecuencia.

2. Juegos sucios no, por favor: no hay lugar para la competencia y juegos sucios en el trabajo. Si quieres sobresalir del resto a base de artimañas, al final tu actitud te alejará de tus compañeros. Si deseas mantenerte en la cima, utiliza los buenos modales. Calumniando o hablando de otra persona por detrás solo atraerás negatividad al trabajo. Si tienes problemas con un compañero es mejor que lo trates directamente, hablándolo cara a cara.

3. No seas nunca parcial con tu jefe o con un compañero: el mejor paso para el éxito es ser neutral e imparcial. Las alianzas son importantes, pero no a costa de hacer enemigos, así que sé discreto.

4. Agradece el trabajo de los demás: apreciar el trabajo de tus compañeros les ayuda a trabajar mejor. Si eres jefe, no te olvides de felicitar a tu equipo si lo han hecho bien o si han tenido una buena idea. Agradecer, apreciar, recompensar y reconocer son pasos necesarios para ganar la confianza y lealtad de los compañeros.

5. Se agradable, cortés y respetuoso: todo el mundo tiene talento, así que recuerda que están ahí en virtud de su valía. Evita comentarios sarcásticos sobre los demás, y trata de ayudarles si te lo piden. El intercambio de conocimientos repercute positivamente en todos.

6. Puntualidad: sé puntual a la hora de entrar a trabajar y cumple con los plazos. Es importante ser responsable con tu trabajo y mantener el compromiso. Esto garantizará una buena relación con los demás.

7. El juego de la culpa: si ha habido un error, no entres en el juego de echar la culpa a otros. Lo importante es averiguar cómo se puede rectificar el fallo.

8. Respeta el espacio de tus compañeros: no te sientes en el escritorio de otro, a menos que te lo solicite. En las reuniones deja la cabecera para el jefe, y en la cafetería, pregunta antes de tomar asiento.

9. Viste adecuadamente: aunque haga calor o estés cansado, debes mantener una correcta imagen. Al igual que con la postura: no te tires en la silla, por muy cansado que te encuentres.

10. Rituales de belleza e higiene: realízalos en el cuarto de baño (retoque de maquillaje, por ejemplo).

 


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios