Los planes de Apple para construir un campus futurista

Fue en la que finalmente resultaría la última aparición pública de Steve Jobs. El 7 de junio de 2011, Jobs se presentó al Consejo de la ciudad de Cupertino para exponer sus planes sobre el nuevo campus corporativo de Apple. Según publica Business Week, Jobs mostró varias representaciones de lo que sería una sede destinada a albergar a más de 12.000 empleados en un único edificio circular.

"Es un poco como una nave espacial", bromeó Jobs. Este edificio de cuatro pisos y 2,8 millones de metros cuadrados, ocuparía una superficie equivalente en torno a dos tercios del Pentágono, o 176 hectáreas de árboles. "Tenemos la oportunidad de construir el mejor edificio de oficinas del mundo”, aseguraba Jobs.

           Apple steve jobs

En el proyecto de este súper campus se incluían también unos 6.000 árboles, calles y miles de plazas de aparcamiento subterráneas. También contaría con gran variedad de cafeterías, con el objetivo de abastecer hasta 3.000 empleados. Y cómo no, tratándose de Apple, Jobs recalcó la importancia del diseño del edificio principal, que tendría paredes exteriores curvadas y vidrio de la más alta calidad. "No habrá una pieza recta de vidrio en todo el edificio”, recalcó Jobs.

Lógicamente, este tipo de cosas no son precisamente baratas de construir. Apple pretendía aflojar el bolsillo para construir un campus por todo lo alto. Desde 2011, el presupuesto para el Campus de Apple se disparó desde menos de 3.000 millones de dólares a cerca de 5.000 millones. Una cifra bastante superior a la invertida en el World Trade Center de Nueva York y muchos de los mejores centros corporativos del mundo.

Pero cuatro meses después Steve Jobs falleció, dejando abiertos los planes sobre este proyecto. Antes de su muerte, Jobs tenía la esperanza de empezar a construir en el año 2012 y estrenar las oficinas a finales de 2015. El calendario ha sufrido algunos cambios, Tim Cook, actual presidente ejcutivo de la compañía, ha anunciado que el proyecto comenzará en junio y su fecha de finalización se retrasará hasta 2016.

Una de las razones de las modificaciones del calendario, según una fuente de Apple, es un recorte importante en el presupuesto planteado por Jobs, que se verá reducido de 5.000 a 4.000 millones de dólares. Por otro lado, la obra requerirá un mayor trabajo y tiempo del que Jobs pensaba. En primer lugar, la excavación y limpieza del terreno llevará seis meses de trabajo.

Sin embargo, ¿qué son 1.000 millones de dólares para Apple? Esta cifra supone menos del 1% del total de sus reservas en efectivo (137.000 millones). A pesar de eso, la inversión en este campus podría echar más leña al debate sobre qué es lo que está haciendo Apple con su dinero. Muchos de sus inversores, cansados de recibir unos dividendos escasos desde hace algún tiempo, están cuestionando si realmente este proyecto es una buena idea. ¿Estará Apple haciendo lo correcto?


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios