BAQUIA

Ocho cosas que debes saber al programar un curso de elearning para adultos

Cuando uno llega a cierta edad, (en principio) gana en algunos valores como la sensatez, la seguridad, la experiencia o la confianza. Pero ser adulto también conlleva otras características no tan positivas, como la rigidez, una mente un poco más cerrada y en muchos casos menor receptividad a los cambios.

Es por ello que a la hora de programar un curso de elearning hay que tener en cuenta que todos los rasgos inherentes a la edad adulta pueden afectar a la motivación y la capacidad de aprendizaje de los alumnos, que tienen pautas de aprendizaje diferentes a los niños y adolescentes.

Elarning adults

Elearning Industry nos recuerda ocho elementos que hay que tener en cuenta a la hora de diseñar un curso destinado a un público adulto.

1. Autodirección

Los adultos, al contrario que los niños, están acostumbrados a tomar decisiones por sí mismos y a controlar la mayoría de los aspectos de su vida. Por ello, en un curso de elearning es necesario incluir actividades de autoevaluación, soporte continuo aunque sutil, y que se perciba la relación con el instructor como entre iguales.

2. Práctico y orientado a los resultados

Los adultos necesitan cursos que tengan una utilidad práctica, lo menos teóricos posibles, que puedan ser inmediatamente aplicados a cubrir sus necesidades profesionales y, en general, que les permitan adquirir conocimientos prácticos que mejoren sus habilidades. Es por eso que es importante diseñar cursos que cubran sus necesidades individuales con contenido útiles y prácticos.

3. Mente más cerrada

A medida que crecemos nos hacemos más reticentes a los cambios y nuestra mentalidad se vuelve más cerrada y rígida, lo que es un claro enemigo del aprendizaje. Por ello a la hora de crear un curso para adultos tenemos que responder al “por qué”: ¿Por qué necesito aprender algo nuevo? Hay que promover el cambio y mostrar la necesidad de adquirir nuevos conocimientos.

4. El aprendizaje es más lento, pero el conocimiento se integra mejor

A medida que crecemos la velocidad de aprendizaje disminuye, pero los conocimientos adquiridos se integran mejor, llegando a alcanzar niveles de profundidad muy amplios.

5. Utiliza la experiencia personal como fuente 

Los adultos han vivido más que los niños, por lo que siempre tienen experiencias que contar y compartir, y suelen ligar las cosas nuevas que aprenden con esas experiencias. Por ello, al crear grupos de alumnos con trayectorias similares se fomentará la discusión y el intercambio, y en general la creación de una comunidad de aprendizaje basada en la interacción.

6. Motivación

Cuando un adulto sigue un curso de formación normalmente lo hace porque quiere mejorar alguna de sus habilidades, al contrario que los niños, que normalmente asisten a cursos porque así lo han decidido sus progenitores. Por ello, los adultos suelen estar bastante motivados cuando inician una formación, y eso es algo que hay que saber aprovechar, estimulando al máximo la creatividad.

7. Varios niveles de responsabilidad

Los adultos suelen tener múltiples responsabilidades con las que lidiar (trabajo, familia, otras relaciones, etc.) y además necesitan un tiempo para sí mismos. Es por eso que es difícil que para un adulto el aprendizaje sea una prioridad. Por ello, la flexibilidad tiene que ser un elemento crucial a la hora de programar un curso, y el profesor debe entender que a veces las cuestiones personales tendrán prioridad sobre el programa del curso.

8. Altas expectativas

Cuando completan un curso de elearning, los adultos suelen tener expectativas elevadas: quieren que se les enseñen cosas que sean útiles en el trabajo, que ofrezcan resultados inmediatos, que demuestren que no han lalgastado el tiempo n el dinero… Es por eso que es importante intentar crear un curso que maximice sus beneficios, satisfaga sus necesidades individuales y aborde todos los retos de aprendizaje.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios