Google: Fiber no es un experimento, sino un negocio real

El acceso por fibra óptica de Google, Google Fiber, ultrarrápido y a un precio asequible, ha sacudido el mercado de la conexión a Internet en las zonas donde está disponible. Sin embargo, persiste la duda de si este proyecto es un mero experimento de Google o una nueva línea de negocio que la compañía pretende explotar a fondo.

Para aclarar dudas, Google ha asegurado que Fiber no es un experimento ni una prueba, sino un proyecto sólido con el que pretende ganar dinero. Además, Google ha confirmado que seguirá ampliando el servicio a otras ciudades en los Estados Unidos dispuestas a colaborar para mantener unos costes bajos.

Milo Medin, vicepresidente de servicios de acceso de Google, aseguró ante una audiencia de urbanistas, ingenieros y alcaldes que este proyecto no es sólo un mero ensayo o prueba de nuevos servicios y modelos de publicidad. “Google Fiber es un negocio real que esperamos que un día sea rentable”, aseguraba.

          Google_fiber_sign_610x407

Según CNet, algunos opinan que Google Fiber es una estrategia para presionar a las compañías telefónicas para que éstas lancen sus propios servicios de Internet a alta velocidad. Al parecer, el gigante de la tecnología no tiene nada que perder con ello, ya que perfectamente puede permitirse el lujo de "tirar" el dinero en un proyecto así.

Medin ha admitido que cuando la idea del proyecto Google Fiber fue concebida, Google no la veía como un negocio viable. Sin embargo, la idea definitiva surgió después de que Google propusiera a la Comisión Federal de Comunicaciones un Plan Nacional de Banda Ancha en el que se construyeran y financiaran redes de banda ancha nuevas y más rápidas. Entonces, alguien del equipo de gestión pensó, "¿Y por qué no lo hacemos nosotros mismos, en lugar de quejarnos al gobierno?" Y así nació Google Fiber.

Al poco tiempo y tras ver el enorme interés de las ciudades en colaborar con el proyecto (más de 1.100 ciudades respondieron al llamamiento para solicitar voluntarios), Google supo a ciencia cierta que su proyecto se convertiría en un auténtico negocio.

Por otro lado, si bien es cierto que la mayoría de los usuarios no necesitan actualmente 1 Gbps de servicio, si lo necesitarán en el futuro, asegura Medin. "Estamos tratando de construir un negocio para los próximos 10 años, no los últimos 10 años. Recuerdo que hace tiempo la gente pensaba que nunca haría uso de 5 Mbps de servicio. Ahora los utilizas viendo un par de películas en streaming."

Pero la gran pregunta sigue siendo: ¿cómo conseguirá Google que Fiber sea rentable? Por el momento Google no ha revelado los detalles financieros sobre su despliegue en Kansas City. Pero Medin ha asegurado que el dinero que la empresa está gastando hoy en Google Fiber es irrelevante en comparación con las finanzas globales de Google.

Según Medin, la clave es mantener los costes del despliegue de la red lo más bajo posible. Además, y al contrario que otros proveedores de infraestructura, Google no ha solicitado los fondos del gobierno para subsidiar el costo de su red ni ha buscado atractivas ventajas fiscales. En cambio, la compañía se ha asociado con las ciudades para que el proceso de construcción de la red sea menos costosa y más rápida.

Por último, tras los buenos resultados del despliegue en Kansas City, Google ha anunciado que desplegará muy pronto su servicio en otras localizaciones.  Dos ciudades de Texas y Utah serán las siguientes candidatas, por sus facilidades para desplegar la red.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios