BAQUIA

¿Se puede reinventar el consumo responsable?

Sneakz está dispuesta a conseguirlo. Esta startup tiene además otras peculiaridades: sus dos creadores viven en ciudades que distan casi mil kilómetros la una de la otra. Según nos cuenta Fast Company, uno de sus fundadores vive en San Diego y el otro en Boulder (Colorado), pero la pasión por el proyecto les unió y supieron salvar las distancias geográficas.

La idea parece simple pero competir en el mercado con grandes multinacionales de la alimentación no es sencillo. Sneakz pretende cambiar la alimentación infantil con productos que complementen la falta de verduras que tienen, sobre todo, los niños americanos.

El 75% de la gente no consume las verduras que necesita de manera diaria. Por eso, el proyecto pretende, por un lado, cambiar la actitud de los niños hacia ellas, haciéndolas divertidas de comer y disfrazándolas con productos de consumo diario.

Pero Sneakz es también la historia de dos emprendedores que, desde ciudades separadas, han convertido un problema en algo manejable y positivo. Charlie Philp y Allison Fowler pretenden cambiar el mundo de la comida orgánica con su empresa.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios