BAQUIA

12.000 sensores convierten a Santander en smart city

Santander

Hace unos días, algunos de los 180.000 habitantes de Santander se sorprendieron al ver recorrer las calles de la ciudad a miembros de delegaciones de Google, Microsoft y el gobierno de Japón. Y es que la ciudad cántabra es pionera en el mundo en iniciativas de ciudad inteligente.

Pocas personas de las que visitan Santander pueden imaginar que la ciudad está llena de sensores repartidos por diferentes puntos de la ciudad, que recogen y transmiten información en tiempo real como parte de un proyecto europeo para crear smart cities.

La ciudad ha invertido 8,6 millones de euros en el programa Smart Santander, financiado por la UE, en una ciudad puntera en programas de streaming de datos en tiempo real, en un esfuerzo por reducir el estrés de sus habitantes y mejorar la gestión pública y los gastos municipales.

La red cuenta con 12.000 sensores electrónicos fijados en farolas de la calle, en los techos de los autobuses urbanos o debajo del asfalto. Estos sensores controlan miles de movimientos y recogen datos que registran desde la contaminación en el aire hasta dónde se encuentran plazas de aparcamiento libres.

Los datos e incidentes pasan al centro de control, que gestiona toda la información recogida por los sensores de la calle y los smartphones de los ciudadanos, que aparecen situados sobre un mapa de la ciudad.

Smart santander

También se pueden encontrar sensores colocados en los contenedores de basura, que informan de la cantidad de residuos que se acumulan en el interior de los recolectores, de manera que permiten saber en qué momento están llenos para avisar a la empresa encargada de la recogida de basura. Así se ahorra un 20% en la gestión de residuos.

Incluso, las luces de la calle pueden regular su intensidad dependiendo de si pasa alguien o no, gracias a los sensores que detectan la presencia de individuos a su alrededor. Un sistema que permite ahorrar el 25% de la factura del alumbrado público.

Estos sensores “invisibles” proporcionan una gran cantidad de información válida, con la que se ahorran millones de euros en gastos de los servicios públicos y se mejoran los servicios públicos, haciendo de la capital cántabra la primera “ciudad inteligente” de España


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios