BAQUIA

Los centros de datos europeos podrían ahorrar 300 millones al año

En la actualidad, el consumo eléctrico representa un coste sustancial para las empresas, suponiendo entre el 30% y el 50% de los costes operativos de un data centre. Según datos del Joint Research Center de la UE, los data centres europeos consumen cada año 60.000 GWh (gigavatios hora), o 60 TWh, una cantidad que aumentará hasta 104.000 GWh (104 TWh) en 2020.

Pero con la aplicación de planes de eficiencia energética se podría reducir sustancialmente tanto la huella de CO2 como la factura de los costes eléctricos. Teniendo en cuenta que la edad media de los data centres europeos es superior a nueve años, una reducción inicial del consumo energético anual del 5% (3 TWh) es un objetivo mínimo y realista para la industria europea de data centres.

Data flood

Una disminución de esa escala en la industria reduciría la huella de CO2 en 1,2 millones de toneladas y permitiría ahorrar al menos 300 millones de euros en costes operativos. Esto supondría un impacto medioambiental equivalente a eliminar el consumo eléctrico anual de más de 700.000 hogares españoles, aproximadamente el número de hogares de una ciudad como Barcelona.

Colt es uno de los proveedores europeos de centros de datos que desde hace años está aplicando políticas de eficiencia energética. En tres años, desde 2010, el programa ha logrado un ahorro en el consumo eléctrico de los 30.000 metros cuadrados de sus instalaciones en toda Europa de 43 gigavatios hora (GWh), equivalente a reducir la huella de CO2 en 15.000 toneladas y a ahorrar cuatro millones de euros al año en electricidad. Gracias a estas políticas, la compañía ha recibido el Premio Internacional de Datacentre y Cloud 2013, “Eficiencia Energética y Sostenibilidad Medioambiental”.

Según José Manuel Huertas, Director de Infraestructuras Técnicas de Colt, “Se pueden conseguir importantes ahorros de energía centrándose en los data halls y en la infraestructura completa del data centre, tanto interna como externa. Nuestra experiencia nos dice que muchos de estos ahorros pueden conseguirse a través de una sucesión de pasos con retornos medibles y en un plazo de entre 12 y 18 meses. Dada la edad y naturaleza de los data centre europeos, no hay razón para que estos ahorros no sean replicables en toda la industria”.

"Mucha gente en la industria de los data centre cree que la eficiencia energética precisa de grandes inversiones, y eso no es cierto. La mayor parte de los ahorros conseguidos por Colt desde 2010 son el resultado de iniciativas dentro del data hall que requirieron inversiones mínimas. Esto incluye iniciativas para mejorar la gestión de los flujos de aire, sistemas de medida más precisos y bandas de tolerancia más estrechas para la temperatura del aire de refrigeración y la humedad”, explica Huertas.

Huertas señala también que para empresas con data centres más antiguos, la inversión en infraestructuras puede proveer retornos decrecientes y tiene más sentido plantearse un nuevo data centre, especialmente cuando las empresas están inmersas en procesos de consolidación de sus infraestructuras. Los factores clave a tener en cuenta en la fase de diseño son la eficiencia en las operaciones y la flexibilidad en términos de potencia, refrigeración y espacio para garantizar la máxima eficiencia durante toda la vida del centro.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios