BAQUIA

Países fáciles y España

Un amigo mío, americano para más detalles, cuando se iba de nuestro país a pesar de lo bien que estaba aquí, me dijo que lo hacía por que estaba harto de tener que trabajar por tres dólares para recibir uno. Explicaba que vender en España consultoría -era lo que el hacía- era un dolor a pesar de lo bien que lo hacía y lo contento de sus clientes.

En España tenemos poco respeto por trabajo ajeno. Hacemos perder mucho tiempo a la gente que nos quiere vender algo, no somos claros, no fijamos parámetros comprensibles para quienes hablan con nosotros y dejamos muchas veces que los proveedores pierdan el tiempo con nosotros. Sin embargo, cuando nos lo hacen a nosotros, nos subimos por las paredes.

No somos un país que "pruebe" cosas nuevas y asuma tecnologías punta sin más, algo que si sucede en EE.UU. y también en Alemania en donde las empresas, independientemente de donde venga la tecnología, si ven ventajas competitivas, están dispuestos a probarlas.

Tenemos que dar más oportunidades a las pruebas y, como hemos hecho con la telefonía móvil, ser capaces de liderar movimientos nuevos que nos permitan avanzar más rápido en la conversión a un país del Siglo XXI.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios