BAQUIA

La gestión de infraestructuras: base de los negocios innovadores

Según este estudio, titulado "Evolve Infrastructure Management Into Service Assurance", la evolución actual de las TI es equiparable a una nueva Revolución Industrial, un movimiento que tiene su raíz en procesos estandarizados y en la automatización. El impacto económico de esta ola es visible en movimientos similares a los de anteriores cambios: ritmo acelerado de la producción y productos de mayor calidad.

Xforce

En el mundo TI, los productos son los servicios de negocio. Las nuevas expectativas sobre la rapidez y la calidad que deben tener los negocios no pueden alcanzarse con unas tecnologías anticuadas. Es por eso que nuevos modelos de negocio y tecnologías innovadoras, como los servicios basados en la nube, las herramientas de colaboración y el análisis de grandes volúmenes de datos, caracterizan este movimiento TI industrializado. Todos ellos tienen una cosa en común: necesitan de una sólida monitorización para darles la visibilidad necesaria para funcionar. La nube, al igual que el resto de sistemas, no funciona adecuadamente sin una sólida monitorización.

Para llegar a esta conclusión, Forrester Consulting realizó encuestas a 150 directivos TI de EEUU, Canadá, Reino Unido, Francia, Alemania y España. La consultora contrastó la hipótesis sobre cómo está evolucionando la dinámica organizativa y económica de la gestión de infraestructuras para conseguir su objetivo de optimizar al máximo el rendimiento y la disponibilidad a través de diversos sistemas, redes y aplicaciones para mejorar la calidad, la previsibilidad y la eficiencia del servicio. Los resultados revelaron que los encuestados están muy lejos del estado ideal de la gestión de infraestructuras pero están avanzando, con Europa por delante de los EE.UU.

El estudio arrojó tres conclusiones principales que pueden servir de guía para las organizaciones de TI que buscan maximizar su inversión en software de gestión de infraestructuras y comprometerse a tratarla como una competencia básica para mejorar el rendimiento y la experiencia del usuario final de los servicios de negocio:

La fragmentación de la gestión de infraestructuras destruye su valor: las herramientas aisladas no reciben la atención adecuada y la inversión realizada se desperdicia. Los propietarios de las herramientas las relegan a una prioridad secundaria, de modo que se pierde su valor completo. Por otra parte, la escasa integración de estas herramientas no consigue tener visibilidad sobre el comportamiento y la disponibilidad de los servicios. A medida que la gestión de servicios de TI se convierte en la norma, la integración se hace más esencial.

La convergencia se está produciendo, pero debe acelerarse: hay evidencias de progreso. Los primeros esfuerzos de consolidación no proporcionan capacidades integradas, pero al menos es un comienzo. La consolidación de la responsabilidad puede ser un gran desafío. Las organizaciones que han superado esta resistencia en cualquier nivel han dado un importante paso adelante.

Un "proveedor ancla" es clave para el éxito de la consolidación: la forma en que se adquieren las herramientas impacta en su facilidad de integración. Las carteras de soluciones de un solo proveedor normalmente no son la panacea que era de esperar, pero tampoco lo es el polo opuesto, distintas herramientas que son las mejores de su categoría. El equilibrio ideal se asemeja a un centro comercial con un proveedor principal en el centro y boutiques especializadas que incrementan la oferta.

El estudio destaca que "a medida que las empresas se orientan al cloud computing, big data, trabajadores que usan los entornos móviles y otras grandes tendencias, algunos programas TI forman los cimientos sobre los que se construirán estas capacidades empresariales. Como cualquier base, debe ser robusta o de lo contrario la estructura anterior puede derrumbarse. La gestión de infraestructuras, un pilar que algunos pueden considerar pasado de moda, es sin duda un requisito esencial. A medida que evoluciona, se convierte en el tejido de la garantía de servicio de una empresa, es decir, la capacidad de asegurar que los servicios están aportando valor”.

"Este estudio confirma nuestra creencia de que la gestión de infraestructuras convergentes sitúa a las empresas y a los proveedores de servicios en una mejor posición para gestionar las tensiones que acarrea la rápida adopción de las tecnologías móviles, contenido multimedia y las mayores expectativas de los clientes" apunta Mike Sargent, Director General Service Assurance de CA Technologies.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios