BAQUIA

iOS o Android: ¿qué sistema operativo elijo para mi app?

La elección del sistema operativo debe ser uno de los puntos de partida para el desarrollo de una app. ¿Debemos tener en cuenta sólo los datos del mercado (usuarios, dispositivos, penetración…) o algún otro elemento adicional?

InQBarna, una startup especializada en el desarrollo de apps móviles, nos ofrece su punto de vista sobre este dilema hamletiano:

Hay más usuarios en Android…

Según el último informe de Kantar Worldpanel, los smartphones que utilizan el sistema operativo de Google alcanzan ya más del 70% de las ventas de smartphones en los cinco principales mercados europeos (Gran Bretaña, Alemania, Francia, Italia y España). Es decir, que Android sigue arrasando. La primera lectura sería clara: si se quiere crear una app de consumo masivo, al menos en lo que se refiere al mercado español, los movimientos tienen que dirigirse hacia Android.

… Pero gastan más los de iOS

Podría parecer, a la vista de lo anterior, que lo sencillo o lógico es decantarse por Android, ya que con un solo desarrollo se podría llegar al 70% de los usuarios. ¿Dónde está entonces el problema? Muy fácil: los usuarios de Android gastan mucho menos en apps que los de iOS (iPhone/iPad). De hecho, muchos usuarios de Android valoran negativamente una app si es de pago. Están acostumbrados al “todo gratis”, lo cual complica mucho rentabilizar el desarrollo sólo con publicidad, que puede resultar molesta o simplemente no tener sentido su inclusión en los formatos habituales.

Hay alguna expcepción: si ves que la app podría tener mercado en Japón o Corea del Sur, deberías plantearte desarrollar en Android, pues allí se encuentran los únicos usuarios de Android que se gastan tanto en apps como los de Apple, según el último informe del mercado de aplicaciones elaborado por App Annie. Eso sí, en ese caso, es imprescindible contratar un buen traductor para ofrecer la app en sus respectivos idiomas.

Si tu modelo es de pago por app, mejor iOS

Si bien el sistema operativo iOS (iPhone/iPad/iPod) tiene menos usuarios, también es cierto que están más acostumbrados a pagar por aplicaciones de calidad. Además, se trata de usuarios generalmente más experimentados en el mundo digital y el iPhone es un smartphone de alta gama, no así los modelos de gama baja de Android que no soportan muchas de las apps disponibles en el mercado. Así que si la idea es desarrollar una app en la que el modelo de negocio sea de pago, iOS es imprescindible.

Dos sistemas, mejor, y con modelo freemium

Teniendo en cuenta todos estos aspectos, desde InQBarna recomiendan desarrollar la app (si es posible) en los dos sistemas, tanto iOS como Android. Y si llega el presupuesto, podría ser muy interesante desarrollar también para Windows Phone, que por ahora no está teniendo buen resultado, pero a un gigante de ese calibre siempre hay que tenerlo en cuenta.

El modelo freemium está ganando cada vez más relevancia. Por eso, una buena estrategia podría ser ofrecer la app gratis y, cuando el usuario vea el beneficio de utilizarla, ofrecer contenido extra de pago. Sin embargo, hay que tener cuidado: el contenido extra de pago tiene que ser muy relevante y debe cubrir las necesidades del usuario.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios