BAQUIA

Cómo la tecnología de código abierto ha reducido los costes de la educación

Habitualmente encontramos casos en los que las escuelas compran sistemas de tecnología muy costosos con el objetivo de mejorar el entorno tecnológico de la escuela. Tablets, pizarras interactivas y software educativo son las opciones más demandadas. Sin embargo, en la mayoría de los casos, asumir el alto coste de estas tecnologías es algo complicado y realmente innecesario. Existen otro tipo de alternativas gratuitas o de bajo coste muy apropiadas para la educación que pueden encontrarse investigando poco sobre el tema.

Según un artículo de eSchool News, a pesar de que las escuelas hayan aumentado considerablemente la presencia de la tecnología en sus entornos, aún siguen siendo vulnerables a las caras y complicadas aplicaciones comerciales. Si se alejasen de este tipo de aplicaciones y utilizaran tecnologías y software libre o de código abierto, las escuelas podrían reducir considerablemente los costes de su infraestructura tecnológica manteniendo todas las funcionalidades y ventajas de las aplicaciones caras.

Algunas aplicaciones de software libre están empezando a extenderse en las escuelas y centros de educación superior tanto privados como públicos de todo el mundo. Linux (principalmente Ubuntu), OpenOffice.org, (como sustituto de Microsoft Office) y Moodle (herramienta para la gestión de tareas como exámenes, entrega de trabajos, distribución de las actividades y discusiones en línea) son algunas de las opciones más utilizadas por las organizaciones e instituciones que no pueden comprar licencias a gran escala.

  Open source school

Los expertos aseguran que optar por estas alternativas de software libre puede generar un ahorro sustancial. Además, escoger este tipo de software puede influir de forma positiva también en la productividad de los alumnos y profesores, que podrán instalar el mismo software en sus dispositivos personales. Esto también asegura una igualdad de oportunidades para todos y cada uno de los estudiantes, con independencia de su capacidad adquisitiva.

Por otro lado, la utilización de software libre hará que los estudiantes desarrollen habilidades en la toma de decisiones a la hora de elegir entre tecnologías comerciales u otras de código abierto. Los alumnos dejarán de depender por completo del software comercial, y también estarán más alejados de otras opciones como la piratería de software de pago y la violación de licencias.

La investigación sobre la aplicación del software libre en las escuelas también ha demostrado el éxito de esta alternativa. En 2011 se llevo a cabo un estudio en la Universidad de Hawaii-Monoa en el que participaron estudiantes y profesores de matemáticas. Se les proporcionó ordenadores portátiles con Ubuntu Linux como sistema operativo, Open Office, Firefox, y software libre matemático más específico (PSPP, Freemind y Kig).

Después de seis meses se realizó una encuesta a los participantes para evaluar su experiencia. Un 60% aseguró haber tenido una experiencia positiva, frente a un 20% neutral y un 20% de participantes descontentos. Las experiencias positivas hacían referencia a los beneficios de una amplia gama de software libre disponible, la facilidad de configuración de dispositivos periféricos, la velocidad de computación, y las características de los equipos. En cambio, las opiniones negativas aludían a la incompatibilidad con Windows o software OSX y la falta de un servicio de soporte técnico con experiencia.

Por el momento, son muchas las escuelas que aún están desinformadas sobre el potencial de las tecnologías libres. Muchas de las herramientas de código abierto disponibles no logran llegar a este público. Además, para que las escuelas comiencen a adoptar estas tecnologías hacen falta más datos e investigaciones sobre la eficacia de este tipo de software. Por lo tanto, es el momento de predicar los beneficios del software libre.

Y tú, ¿consideras que el software de código abierto es una buena opción para el sector educativo?


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios