BAQUIA

Apple TV: ¿la próxima revolución de Apple?

Cuando Apple se decidió a lanzar un teléfono, no lo hizo de cualquier manera: el iPhone revolucionó la industria y abrió nuevos sectores de negocio, principalmente el de las apps. Lo mismo sucedió con las tabletas. Es más, el iPad no ya transformó una industria, sino que la inventó.

Así pues, si su próximo gran movimiento en la industria del hardware va a ser -como todo apunta desde hace tiempo- un televisor (integral, no el set top box que es ahora Apple TV) , está claro que Apple no lo va a hacer de cualquier forma. Algo grande planea la empresa de Tim Cook.

Apple tv recreation

Para empezar, nos olvidaremos del mando a distancia. No tendremos el problema de perderlo entre los cojines del sofá o de pelearnos por su control el resto de la familia. ¿Por qué? Sencillo: porque lo llevaremos siempre encima, ya que la mano ejercerá de mando a distancia (aunque esto no deja claro el asunto de las peleas por controlarlo: ¿a qué mano obedecerá la TV?).

¿De dónde sale esta idea? Apple está negociando la compra de PrimeSense, una empresa israelí que ha desarrollado un sistema de interacción con pantallas a través de un sensor 3D. Apple ofrece 280 millones de dólares para hacerse con esta tecnología, que permitiría manejar la interfaz del televisor (¡siempre la experiencia de usuario!) al estilo de Kinect, es decir, con gestos naturales del cuerpo.

La tecnología de PrimeSense también incluye reconocimiento facial y corporal, por lo que el software o el sistema operativo del televisor podría presentar unos contenidos o una interfaz personalizados en función de la persona que se sienta delante.

¿Qué otra cosa hay en la televisión que a la mayoría de los espectadores no les gusta, y que no es compatible con la idea de una televisión futurista? Está claro: los anuncios. Parece que Apple también tiene pensada una solución para esta “molestia”. Según Jessica Lessin, Apple lleva más de un año negociando con los principales operadores de cable para implantar un sistema de pago que permita saltarse los anuncios. En la versión Premium de su software, los espectadores de Apple TV se saltarían los anuncios, y Apple compensaría por ello a los operadores.

Una idea un tanto incierta, dado que la publicidad sigue siendo una de las principales vías de ingresos de los operadores de cable. Pero también es verdad que la gente cada vez ve menos anuncios, porque se los saltan en un programa grabado en DVR, o porque (al menos en EEUU) ven series y programas a través de servicios como Hulu, Netflix, Amazon… Así que, en el fondo, tal vez no sería mala opción para los operadores.

Inmejorable hardware, gran experiencia de usuario (sencilla e innovadora)… ¿qué falta para completar el ecosistema típico de Apple? El contenido, vía apps. Según NYT, Apple ya negocia con creadores y distribuidores de contenido audiovisual como Disney, Time Warner, HBO o ESPN, para que sus apps estén presentes en la interfaz de Apple TV.

El pasado mayo, durante la conferencia All Things Digital, Tim Cook hablaba de la oportunidad que Apple ve en los salones de los hogares, refiriéndose a la experiencia actual de ver la TV como “algo que a la mayoría de la gente no le gusta” y “propio de hace 10 o 20 años”. Tal vez, hasta que su empresa se decida a transformarlo.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios