BAQUIA

BYOD: una cuestión de confianza

La libertad de usar sus dispositivos personales para trabajar es una opción que muchos empleados agradecen. ¿Pero seguirían usando para trabajar los teléfonos, tabletas o portátiles de su propiedad si sus jefes pudieran revisar la actividad que desarrollan en ellos?

Mobile Iron ha investigado lo que denomina “brecha en la confianza” del BYOD, a través de un estudio elaborado en Alemania, Reino Unido y Estados Unidos. En él han descubierto que las diferencias en las expectativas de empleados y empleadores son a veces abismales.

Por ejemplo, el 41% de los trabajadores cree que sus jefes no pueden acceder a ningún dato de sus dispositivos móviles, cuando en realidad pueden saber muchas cosas. El 15% no tiene claro qué pueden y no pueden ver, y el 44% cree que pueden ver datos, pero no están realmente seguros.

¿Qué cosas pueden saber los jefes de los dispositivos móviles? Depende de las políticas de privacidad de la empresa y del sistema operativo del dispositivo, pero por ejemplo, en iOS se podrían conocer datos como el operador, el modelo, la versión de OS, el número del teléfono, la localización, la lista de apps instaladas y el correo corporativo.

También varían los resultados en función de la edad: en el grupo de 18 a 34 años, en general están más molestos si sus datos son leídos que los mayores de 55 años. Los correos personales, los mensajes de texto y las fotos son las tres cosas privadas que más defienden los trabajadores.

Así pues, ¿qué piensan los empleados que tendrían que hacer los jefes para aumentar la confianza en todo este asunto? Lo mejor es la comunicación: explicar en detalle el propósito de ver cierta información, prometer por escrito que sólo accederán a información relacionada con el trabajo, notificar qué se puede ver y qué no y, por supuesto, pedir permiso antes de acceder remotamente al dispositivo.

Byod trust


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios