BAQUIA

BaaS: conectando apps y servicios cloud

SaaS, PaaS, IaaS, DaaS… La lista de abreviaturas relacionadas con servicios de cloud computing es extensa. Añadan esta, si aún no les suena: BaaS, o Backend as a Service.

¿En qué consiste BaaS? También conocida como MBaaS (Mobile Backend as a Service), básicamente se refiere a la conexión entre aplicaciones móviles y servicios en la nube.

Backendaas

Se trata de una tendencia tecnológica emergente, ya que sólo a partir de 2011 han surgido empresas que ofrecen estos servicios. Y aunque novedosa, es un nuevo nicho de servicios cloud ya respaldado por soluciones de varias docenas de vendedores especializados, como Kinvey, Parse (recientemente adquirida por Facebook) o StackMob, además de gigantes como Microsoft o Salesforce.

Para que funcionen correctamente, la mayoría de las aplicaciones móviles requieren de una serie de recursos en el lado del proveedor y/o desarrollador: almacenamiento de los datos, gestión de los usuarios, soporte para las notificaciones push, servicios de geolocalización, integración con redes sociales, etc.

De hecho, una app plenamente operativa depende a menudo del correcto funcionamiento de todas estas funcionalidades back-end, que deben estar perfectamente integradas con la interfaz que el usuario ve en su dispositivo. Y aquí es donde surge BaaS como una nueva modalidad de PaaS (Platform as a Service), ofreciendo todo el soporte back-end para una arquitectura alojada en la nube.

Como alternativa al middleware tradicional, que conecta el front y el back-end a través de un servidor físico, el enfoque BaaS utiliza APIs y kits de desarrollo de software (SDKs) para conectar las aplicaciones móviles con el almacenamiento en la nube. Es a través de esos SDKs como los servicios cloud ofrecen un back-end común que sirve para aplicaciones diseñadas para diferentes dispositivos.

¿Qué aporta BaaS a los desarrolladores? Principalmente, elimina la necesidad de construir sus propios back-ends, ya que les proporciona soluciones listas para ser utilizadas, estandarizadas pero con la posibilidad de ser personalizadas. De esta forma, les permite ahorrar muchas horas de trabajo en el desarrollo del soporte “invisible” para el usuario, y concentrarse en el diseño del interfaz de la aplicación.

Otra ventaja que aporta BaaS es que resuelve el problema de la escalabilidad de las aplicaciones móviles, a menudo un serio inconveniente para los desarrolladores. Las aplicaciones escalan automáticamente en la nube, de acuerdo al crecimiento en el tráfico o el volumen de usuarios. Además, funcionan en diferentes plataformas, y se reduce el código necesario en la parte del servidor.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios