BAQUIA

La reputación online en vacaciones, ¿sobrevivirá?

Acabo de volver de una corta semanita de vacaciones y, si me guío por Klout, mi reputación online ha bajado casi 2 puntos… ¡Con lo que cuesta subir!

Casualmente (o no) Rodolfo Carpintier lo comentaba hace un par de semanas a través de Twitter, y creo que él tiene ya una trayectoria y una reputación bastante sólida como para que estar unos días algo más desconectado de lo habitual puedan penalizarte de esta manera.

Ya se ha dicho en numerosas ocasiones que, al igual que sucede en la vida real (off-line), la reputación es algo que te vas labrando con el tiempo y el esfuerzo, prueba de tu trabajo. Aún así, el hecho de que existan herramientas como Klout (Kred o PeerIndex entre otros) que te permitan tener una idea de cómo de influyente eres, son una tentación que parece estar cada vez más de moda.

Como además sucede con otras muchas herramientas, llega a cobrar más importancia descubrir cómo funciona su algoritmo para ganar posiciones rápidamente que hacer las cosas como queremos o como debemos.

La prueba más clara sería el Penguin de Google, ese código secreto que hace que unas webs aparezcan mejor posicionadas que otras, que dio lugar a los famosos SEM y SEO, que ha motivado importantes cambios en el reparto de los presupuestos de marketing y preparación de estrategias de las empresas y que… implica lágrimas y a veces desesperación cada vez que Google anuncia una modificación en dicho algoritmo.

En mi caso, después del comentario de Rodolfo, me propuse no estar atado a Klout durante mis vacaciones, es decir, intentar desconectar de verdad (que de eso se trata) ya que eran pocos días, y de paso aprovechar para ver cómo se lo tomaba el conocido medidor.

Por ese motivo, durante la semana pasada cuando tenía cobertura y datos, y si además me apetecía, aprovechaba para mirar un poco algunas redes, aunque casi siempre desde un punto más privado que profesional.

Al volver, como decía en el primer párrafo, Klout me ha demostrado que debemos tomarlo como algo orientativo, que sirve de referencia pues mide igual para todos, pero no podemos tomarlo como algo sólido o como una "verdad verdadera" del quién es quién en las redes. De hecho, este tipo de pruebas ha llevado a más de uno (como Isra García) a dejar de usar la citada herramienta. En particular, quiero hacerme eco de algunas de sus conclusiones, como:

     – Klout no me trae nuevos clientes, tampoco fideliza a los que tengo y menos identifica a los potenciales.

     – Si te fijas bien, enlazar todas tus plataformas sociales a Klout – aunque ellos digan que sí – no sirve para potenciar tu score o cualquiera de sus parámetros. Pero sí sirve para que ellos recojan más información sobre ti.

Tal vez sería más interesante si estas herramientas tuvieran un doble score, el diario y otro que mostrara la media de la última semana/mes/trimestre. Y por supuesto, que las subidas o bajadas rápidas no deberían ser tan habituales.

¿Y vosotros, qué reacciones habéis notado?


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios