BAQUIA

6 lecciones que tu empresa puede aprender de Madrid2020

Teníamos una candidatura brillante, contábamos con el apoyo de más del 90% de la población, casi el 80% de las infraestructuras ya estaban construidas y grandes deportistas de todo el mundo habían mostrado su preferencia por la candidatura de Madrid.

Todo pintaba tan bien que ya nos veíamos campeones, y sin embargo fuimos los primeros eliminados. En la primera votación.

Evidentemente, tras el palo y las lágrimas (algún tuitero incluso decía que “el cielo de Madrid lloraba la decisión” en alusión a la lluvia que hubo en la capital el sábado por la noche), vino en un primer momento el rechazo en forma de “Madrid no tendría que presentarse nunca más”, para posteriormente pasar a un análisis más en profundidad por parte de esa gente que semanas atrás se sumaba sin vacilación a las muestras de euforia y convencimiento de nuestra victoria.

Madrid-eliminada-olimpiadas p

Muchos medios han analizado ya “el palo olímpico”, así que vamos a darle una vuelta de tuerca más y ver qué lecciones podemos aprender para nuestras empresas:

1. Entérate bien de lo que quiere tu cliente: Madrid2020 estaba presentando una candidatura que apostaba por el Low-Cost, con un 80% de las infraestructuras ya construidas, mientras que el COI es un grupo "elitista, casi aristocrático” que quiere ver cómo los Juegos Olímpicos transforman una ciudad, gracias a las inversiones, ver “cómo se mueve la pasta”, por lo que una opción que pretende reciclar estructuras ya existentes no les cuadra mucho.

2. Dime de qué presumes y te diré de qué careces: nuestra candidatura presumía de haber obtenido las mejores calificaciones, mientras echaba en cara a Estambul la falta de una ley antidopaje, y a Tokyo los problemas de la central nuclear de Fukushima. Y ¿qué ha pasado? Que nosotros, a pesar de tener ley antidopaje, no se aplica como debería y los casos quedan sin resolver, y aunque Tokyo puede tener el problema actual de Fukushima, tienen 7 años para solucionar cualquier posible incidencia. Y sobre todo, los medios económicos para ello, mientras que en España tenemos una enorme crisis económica que plantea muchas dudas sobre la capacidad de llevar a cabo lo prometido. Es decir, estudia bien a tu competencia antes de criticarla y, sobre todo, mira tu empresa de la misma manera, con los mismos ojos críticos.

3. El movimiento se demuestra andando: no podemos presumir de apostar por el deporte y tener un gran espíritu olímpico, cuando vemos a nuestros deportistas y jóvenes talentos salir de España para triunfar. Le ha pasado a David Cal, a Mireia Belmonte… y a miles de jóvenes españoles que no encuentran la forma de demostrar su talento en España. Así que más apoyo real al talento, a la innovación, al deporte… y menos palabrería.

4. Tu representante tiene que ser quien mejor pueda hacerlo: si hay algo en lo que todos coinciden, es en lo bien que lo han hecho todos los deportistas (y el Príncipe Felipe, que ha puesto el listón muy alto) y en lo mal que lo han hecho los dirigentes políticos. Ya está bien de que para cualquier puesto de trabajo exijan idiomas y para representar un país o una gran ciudad como Madrid en el extranjero no podamos tener a alguien que se defienda en inglés, que es el idioma internacional por excelencia. Si sabemos que ellos no van a defendernos bien, ¿por qué no los dejamos para la foto y dejamos que hablen otros? En la empresa pasa lo mismo, si hay algo de lo que Amancio Ortega (Inditex) siempre ha presumido, no es de saber hacerlo todo muy bien, sino de identificar quién es el mejor para cada función y encargársela a ese profesional.

5. Saber ganar y saber perder: si hay algo en lo que todos los miembros y deportistas de la delegación española muestran su acuerdo es en el principio de “perder vale, pero nunca seremos vencidos”, es decir, no podemos tener una actitud derrotista y retirarse de la carrera cuando las cosas salen mal. Es una máxima del deporte, hay que saber ganar y saber perder, para poder aprender y volver a intentarlo con más fuerzas y más posibilidades de victoria.

6. No vendas la piel del oso antes de cazarlo: estábamos tan seguros de nuestra victoria que incluso algún medio de comunicación se aventuró a asegurar que ya teníamos comprometidos los votos de más de 50 miembros del COI… Señores: si la votación es secreta, da igual que todos los miembros digan que van a votarnos, al final pasará lo que tenga que pasar. En los negocios pasa lo mismo, pueden decirnos que van a comprarnos, que hasta que no tengamos la orden de compra firmada y en nuestras manos es como si no tuviéramos nada. No hay que confiarse, porque la competencia tiene los mismos objetivos que nosotros: vender. Y usarán todos los medios a su alcance para conseguirlo.

50miembroscoi

Estas son en resumen las lecciones que creo que podemos aprender de esta experiencia y que tanto para nuestras empresas, como para la vida, serán muy provechosas.

Yo personalmente tenía muchas ganas de que nos concedieran la celebración para 2020, y sin embargo, ahora tras este fin de semana, creo que también hay que tener en cuenta que la situación general en España es muy mala y no sabemos lo que tardaremos en salir de esta crisis. Soy una persona optimista y no dudo en que saldremos más temprano que tarde, básicamente porque ya llevamos más de 5 años de crisis y probablemente ya habremos tocado suelo, así que ya sólo podemos ir a mejor, pero para ello tenemos que poner todos de nuestra parte, no esperar a que los políticos lo arreglen, o que nos den las olimpiadas y ya todo sea color de rosas.

Ahora mucha gente habla de si Madrid debería presentarse o no para 2024. Yo creo que aún es pronto para tomar la decisión, así que vamos a dejar que se enfríen un poco las cosas para un análisis más profundo 😉

¿Qué os parece?


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios