BAQUIA

El espacio: ¿la próxima frontera para el centro de datos?

Los centros de datos se suelen ubicar cerca de áreas muy pobladas, donde la demanda de información es más alta y es más accesible el mantenimiento. Pero también es importante escoger lugares geográficos donde se optimiza el consumo energético, lo que a veces desplaza los data centers lejos de los centros urbanos.

¿Hay algún lugar donde el suministro energético esté siempre garantizado, no haya que preocuparse por el alquiler del terreno, y el espacio para crecer sea prácticamente infinito? Sí: el espacio.

Así que, ¿es descabellado pensar en un centro de datos orbitando en torno a la Tierra, impulsado por la energía de paneles solares como los que alimentan a los satélites? No lo es en absoluto.

Como nos explica Fast Company, Jack Pouchet, vicepresidente de Emerson Network Power, tiene en mente esta visión, que será posible gracias a los avances en la automatización del centro de datos, que en el futuro estarán semi robotizados y funcionarán de modo autónomo.

Pouchet cree que la cada vez mayor demanda de soluciones de movilidad, conectividad y cloud computing provoque que construir un centro de datos para dar soporte a esos servicios sea algo cada vez más costoso y complicado. Según sus cálculos, construir un centro de datos nuevo costará en torno a 500 milones de dólares. "Por 100 millones de dólares puedes poner algo en el espacio", asegura.

Un data center espacial rotaría en torno a la Tierra en una órbita geosíncrona, a una altura no demasiado elevada. Se utilizarían para almacenar "datos fríos"; por ejemplo, Twiitter podría guardar allí todos los tuits enviados en los últimos dos años.

El mayor inconveniente, eso sí, surgiría en caso de averías. Aunque un robot pudiera hacerse cargo del 99% de los incidentes, para el 1% restante sería necesaria la intervención humana.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios