BAQUIA

Ventajas y desventajas de utilizar el mismo sistema operativo en nuestros dispositivos móviles

En los últimos años, la interminable guerra de los sistemas operativos móviles ha adquirido una nueva dimensión con la llegada de nuevas alternativas, empezando por Windows Phone y terminando por otros aún menos conocidos como Firefox OS.

Desde mi propia experiencia, puedo decir que es complicado encontrar a alguien completamente satisfecho con el sistema operativo de su dispositivo móvil. Todos sabemos que la integración de las aplicaciones con el hardware en un iPhone o un iPad es perfecta (por algo sólo los dispositivos de Apple pueden ejecutar iOS) y que es de los primeros sistemas operativos en recibir las nuevas aplicaciones. Sin embargo, la poca –o nula- posibilidad de personalización del terminal o su sistema totalmente cerrado es algo que trae de cabeza a muchos de sus usuarios. Igual ocurre con Android, que pese a ser el sistema operativo más utilizado del planeta y contar con los beneficios del código abierto (y en consecuencia una comunidad de desarrolladores muy activa), es el foco de casi todos los ataques de malware.

Esta diversidad de opiniones hace que la tarea de adquirir un nuevo dispositivo sea todo un reto. Más aún, si ya contamos con experiencia en un cierto sistema operativo (el que utilizamos en nuestro smartphone, por ejemplo) y queremos adquirir una tableta. ¿Deberíamos escoger un dispositivo que ejecute el mismo SO que nuestro smartphone? O al contrario, ¿es mejor probar un nuevo sistema operativo para beneficiarnos de las ventajas de ambos? The Phone House ha publicado un artículo con algunas de las ventajas de ambas opciones.

          Iphone-ipad-mini-ipad

Ventajas de tener dispositivos con diferente sistema operativo

Lógicamente, escoger un dispositivo con un sistema operativo diferente al que ya tenemos nos dará mayores posibilidades de elección, además de una mayor comparativa. Además, aprenderemos a manejarnos en ambos sistemas operativos, algo muy útil de cara al futuro, teniendo en cuenta la creciente integración de dispositivos móviles en el mundo laboral.

También es importante tener en cuenta que hay sistemas operativos más flexibles que otros, y otros que son a su vez más organizados y estructurados. Si sueles utilizar un dispositivo enfocado a un uso profesional y otro más personal, escoger un sistema operativo que resulte más útil en función de las tareas que vamos a desarrollar puede ahorrarnos bastante tiempo y trabajo.

De igual manera, tener acceso a dos sistemas operativos diferentes nos permite disfrutar de un mayor número de aplicaciones, y de forma gratuita o al menor precio. Resulta decepcionante darse cuenta de que no existe una versión compatible para nuestro sistema operativo tras habernos encaprichado de una app, o descubrir que mientras que es una aplicación gratuita para los usuarios de Android, debemos pagar para descargarla en nuestro dispositivo Apple (es el caso de algunos juegos populares como Angry Birds o Pou).

Ventajas de tener el mismo sistema operativo en nuestros dispositivos

Sin duda, una de las mayores ventajas de contar con el mismo sistema operativo en nuestro smartphone, nuestra tablet e incluso nuestro ordenador de escritorio, es la sicronización. La posibilidad de sincronizar las aplicaciones descargadas en ambos dispositivos bajo una misma cuenta de correo electrónico es algo muy útil para todos. Desde las tareas que apuntamos en nuestra agenda o fechas que señalamos en nuestro calendario, hasta las fotografías que hacemos con nuestro móvil o incluso, por qué no, nuestra puntuación en Candy Crush Saga. Encontrar esta información disponible en todos nuestros dispositivos es algo que se agradece y mucho.

Por otro lado, para aquellas personas menos hábiles con las tecnologías que tengan más problemas a la hora de habituarse a un nuevo sistema operativo, contar con un mismo SO en todos sus dispositivos les ahorrara muchas horas de investigación hasta aprender a sacarle partido a uno diferente.

Por último, también podremos ahorrar costes, ya que el hecho de tener varios dispositivos de un sistema operativo común nos permite, en la mayoría de las ocasiones, compartir los accesorios (que ya sabemos que no son precisamente económicos). Cargadores, cascos, enchufes para el coche… poder utilizar estos complementos tanto en nuestro smartphone como en nuestra tablet nos permitirá ahorrar bastante dinero.

Y tú, ¿utilizas el mismo sistema operativo en tu smartphone y tu tablet? 


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios