BAQUIA

¿Qué tipo de servidor escoger? (dinámico, dedicado o virtual)

Tanto si tu proyecto online requiere de una amplia disponibilidad de recursos de hardware como si manejas una gran cantidad de bases de datos o tus páginas reciben un gran número de visitas, es probable que hayas empezado a plantearte la opción de invertir en un servidor, en busca de un entorno más privado y con opciones de gestión y control.

Sin embargo, uno de los puntos más difíciles a la hora de hacer frente a este gran cambio es elegir que tipo de servidor es el más adecuado para nuestro negocio. Es normal acabar perdidos entre la cantidad de ofertas disponibles. Sin ir más lejos, en 1&1 se ofrece una amplia gama de servidores, todos ellos con sus propias características, que si bien pueden ser idóneas para un proyecto en concreto, pueden suponer una pérdida de dinero o de recursos en muchos otros casos.

Por ejemplo, supongamos que lo que buscas es poder administrar tú mismo todos los recursos de un servidor. En este caso, un servidor dedicado es la opción más adecuada para ti. Con él conseguirás ampliar al máximo la disponibilidad de recursos, que pasarán a estar bajo tu control, permitiéndote un acceso completo a root.

En 1&1 podrás encontrar una amplia gama de servidores dedicados, que van desde los 2 núcleos en su forma más básica hasta los 12 núcleos y 32 GB de memoria RAM. Además, estos servidores incluyen procesadores Intel y Xeon de última generación.

Si por el contrario crees que un servidor dedicado (es decir, una máquina física con su completa configuración de hardware y software) no es la opción más adecuada para tu empresa o se encuentra por encima de tus posibilidades, pero no quieres renunciar a una gran seguridad en la protección de tus datos, puede que un servidor virtual sea la opción más adecuada para ti.

Un servidor virtual es una solución intermedia entre un servidor dedicado y un alojamiento compartido, que ofrece a los responsables de la gestión de un sitio web la posibilidad de alojar su propio servidor sin tener que afrontar la complejidad y los altos costes de un servidor dedicado. Además, en este tipo de servidor cada cliente cuenta con su propio recinto de seguridad independiente del resto. Cada servidor virtual se ejecuta en su propio espacio, y no comparten memoria entre ellos. Por lo tanto, si un cliente consume todos los recursos de su máquina, esto no afectará al resto de clientes y sus servidores.

Los servidores virtuales son particiones dentro de un servidor, una instalación de software en un servidor físico. Esta opción es la más adecuada para los proyectos de pequeña escala o que se encuentren en su primera fase. Eso sí, al escoger este tipo de servidor estaremos renunciando a algunas características propias de los servidores dedicados como son una mayor memoria y capacidad. Con los servidores virtuales de 1&1 podrás disfrutar de hasta 8 GB de memoria RAM y 200 GB de almacenamiento. Sin embargo, siempre podrás cambiarte fácilmente a un plan de más alcance si notas que la actividad de tu página web aumenta de forma considerable.

Por último, 1&1 ofrece a sus clientes la posibilidad de contratar un servidor dinámico. El 1&1 Dynamic Cloud Server te permitirá tener control total sobre tu consumo permitiéndote configurar los recursos por hora. De esta manera estarás pagando únicamente por el rendimiento y los recursos del servidor que realmente necesitas. E incluso podrás reducir los costes al máximo desactivando el servidor en cualquier momento gracias al “sleep mode”. Se trata también de una opción acertada para un sitio web que esté comenzando y no tenga demasiado tráfico o sea bastante discontinuo.

En definitiva, es importante reflexionar acerca de la actividad de nuestro sitio web y los servicios que ofrece nuestro negocio antes de decidir que tipo de servidor es el que más nos conviene. 


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios