BAQUIA

Apps de contenidos, lo último en marketing digital

A día de hoy, cada vez son más las empresas que optan por dejar a un lado la publicidad tradicional y enfocar su estrategia de marketing hacia el marketing de contenidos. A pesar de que los beneficios de esta estrategia sean irrebatibles, seamos realistas: no hemos descubierto el oro. El marketing de contenidos como estrategia de marca no es un concepto nuevo. Es más, la comercialización de contenidos lleva aplicándose desde hace más de un siglo. Una interesante infografía publicada por Content Marketing World nos mostraba hace meses los inicios de este popular concepto. 

Fue en 1895 cuando la conocida marca John Deere comenzó a producir revistas con contenidos de alta calidad dirigido a los intereses de su público objetivo. ¿Es o no es éste un claro ejemplo de cómo los negocios más tradicionales pueden atreverse a innovar en el campo de la publicidad? (recordemos que John Deere es una empresa que fabrica maquinaria agrícola).

Otra muestra de ello son las archiconocidas guías de Michelin. Todos nosotros tendremos o habremos tenido una de estas en nuestro coche o en un cajón de nuestra casa, y sin embargo, pocos nos habremos parado a pensar que nos encontramos ante una obra majestuosa de marketing de contenidos. La marca de neumáticos comenzó a fabricar estas guías en 1900, y empezó a regalarlas a sus clientes más habituales por la compra de neumáticos. Poco después, llegaron a considerarse casi una marca individual.

¿Qué conclusiones podemos sacar de esta dosis de historia? Pues que adoptar la estrategia de marketing de contenidos como motor fundamental de la campaña de marketing de nuestro negocio está bien, pero en ningún momento deberíamos quedarnos dormidos y dejar de adaptarnos a los nuevos modelos. El marketing de contenidos, al igual que otras estrategias, también evoluciona, y es nuestro deber mantenernos siempre al tanto de hacia donde éste se dirige.

¿Qué es lo primero que se nos viene a la mente, a día de hoy, al pensar en marketing de contenidos? Internet, redes sociales, blogs, branding… ¡y mobile! ¡Apps! Si la fuerte penetración de los dispositivos móviles en el mercado y el marketing de contenidos son dos de las tendencias más punteras en la actualidad, ¿por qué no fusionarlas? Eso mismo han debido pensar muchas de las marcas que ya se han subido al carro de las apps de contenidos, lo último en campañas de marketing digital para las empresas.

Ejemplos de apps de contenidos

PwC España ha sido de las últimas en sumarse a esta tendencia con su app para iPad que recoge los principales informes de la firma, vídeos, gráficos animados e infografías.

Screen480x480

Otro ejemplo muy diferente pero igualmente ilustrativo es el de la app Smileworld de Coca-Cola, desarrollada por Gigigo. Se trata de una comunidad móvil donde los usuarios pueden compartir fotografías de sus momentos felices. Sin duda, crear comunidades o espacios de conversación es un modo efectivo de que los propios clientes expliquen qué les gusta o qué necesitan.

                    Cocacola simileworld 1    Cocacola simileworld 2

Ikea es también una de las muchas empresas que han conseguido adaptar su estrategia de marketing de contenidos a las nuevas tendencias. Hace algunos meses presentamos la “evolución” del tradicional catálogo de Ikea que cada año ronda por nuestro salón. Ahora, el catálogo ha sido reinventado en forma de app, incluyendo funcionalidades de realidad aumentada.

Ikea-ar-catalog-app-2014

Beneficios de una app de contenidos

1. Haz que tus clientes adquieran un mayor compromiso con tu contenido. Una app móvil es mucho más que hacer que nuestro contenido sea atractivo en una pantalla más pequeña. Los dispositivos móviles son un nuevo medio, por lo que debemos crear contenido nuevo especialmente adaptado. De igual manera, debemos sacar el máximo partido a las ventajas que nos ofrece este nuevo medio. Una de ellas y quizás la más importante es la interacción de los usuarios con el contenido. Una app móvil personalizada y con posibilidad de interacción proporcionará a los usuarios una experiencia de lectura más agradable, y hará que estos pasen más tiempo ante nuestro contenido.

2. Mayor facilidad para mostrar anuncios y llamadas a la acción. Podemos aprovechar estas aplicaciones para mostrar de forma natural anuncios en pantalla completa o widgets que llamen a la acción. Ambas son dos buenas maneras de promover, por ejemplo, la suscripción de nuestros clientes a la newsletter. Eso sí, debemos tratar de interrumpir la experiencia lo menos posible, y siempre compensar la presencia de estos anuncios con contenido de calidad.

3. Integración de todos tus canales online. Muchas empresas están utilizando las apps de contenidos para depurar los contenidos relacionados con su marca en Internet. Además, en una aplicación es posible reunir todo tipo de contenido para que este esté concentrado en un solo lugar de fácil acceso, en lugar de estar disperso en toda la red. De esta manera también se consigue unificar todos los esfuerzos realizados por la marca en cada uno de sus perfiles en las redes sociales, en su blog y en su canal de vídeos. Todos ellos se juntan creando una experiencia mucho más gratificante para el usuario.

Y tú, ¿tienes una app de contenidos para tu negocio? ¿Hacia donde evolucionará tu estrategia de marketing de contenidos?
 


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios