BAQUIA

¿Valoras más los archivos personales de tu ordenador o el propio dispositivo?

Que te roben, perder o estropear tu smartphone, tablet o ordenador personal es toda una faena. Sin embargo, para la mayoría de usuarios la importancia de perder un dispositivo electrónico personal no es comparable a la impotencia que sentimos al dejar de tener en nuestras manos los datos, archivos e información que en ellos se alberga, ya sea de ámbito profesional o personal.

Si lo pensamos bien, en cualquier momento podemos volver a adquirir un dispositivo idéntico o incluso aprovechar para mejorarlo, cada vez por menos dinero. Los seguros anti-robo o anti-rotura son también una solución cada vez más a tener en cuenta. Pero, por otro lado, es imposible recuperar aquellas fotografías de un viaje especial hace años, el vídeo de los primeros pasos de un bebé o los emails que compartimos con nuestra pareja. Mientras que solemos prestar más atención al cuidado y la seguridad de los documentos relacionados con nuestro trabajo, tendemos a descuidar la protección de aquellos archivos personales, que si bien su pérdida no acarrea ni la mitad de consecuencias que la de archivos profesionales confidenciales, puede suponer un gran golpe a nivel sentimental.

Una encuesta realizada por Kaspersky Lab y B2B Internacional confirma este hecho: el 56% de los usuarios de ordenadores en Europa consideran sus fotos y documentos personales algo más valioso que un hardware, por muy caro que este sea. Sin embargo, esta preocupación por la pérdida de nuestros archivos personales no va ligada a las medidas de protección utilizadas para evitarla. Según el mismo estudio, más del 50% de los encuestados fueron incapaces de recuperar todos sus datos tras sufrir un ataque de malware.

Además, la pérdida de información personal debido a ataques maliciosos es más frecuente de lo que parece. Uno de cada cinco usuarios atacados por malware sufren este tipo de pérdida. Esto se debe a que los datos personales no sólo tienen valor para el propio usuario, ya que se trata de una valiosa mercancía para los cibercriminales, que podrían acabar utilizándolos para cometer fraudes, manipular las cuentas online del usuario o, en el caso más extremo, bloquear su acceso a información confidencial y pedir un rescate (cosas más raras se han visto).

Proteger ordenador personal

Y si este riesgo ya suponía un problema hace años, el uso de dispositivos móviles ha agravado aun más la situación. Es por eso que debemos prestar cada vez más atención a la protección de nuestra información personal. Para ello, he reunido cuatro opciones sencillas que pueden ayudarnos a mantener nuestra información personal más a salvo:

– Realiza copias de seguridad. Puede resultar algo obvio y simple, pero suele ser la opción más útil para respirar tranquilos en el caso de perder nuestro dispositivo. Procura realizar estas copias en diferentes soportes. No sería la primera vez que un usuario confiado se dispone a recuperar sus archivos personales de su disco duro externo tras sufrir una pérdida de información en su ordenador, cuando descubre que éste también ha sufrido pérdidas. Formatos más antiguos como el pendrive o el DVD pueden ayudarnos a complementar nuestra seguridad y evitar este tipo de errores.

– Utiliza servidores externos. Cada vez tenemos a nuestro alcance un mayor número de ofertas de diferentes empresas que proporcionan a los usuarios servicios económicos de almacenamiento en la nube. De esta manera, estaremos seguros de que nuestro material estará disponible en cualquier otro ordenador en caso de perder el nuestro. Sin embargo, esta opción tiene algún que otro inconveniente, y es que aún son muchos los usuarios que no terminan de confiar en que su material confidencial esté en manos de otro y fuera de su total control.

– Antivirus. Otra de las opciones más básicas, pero que sin embargo, aún es infravalorada por algunos usuarios que desconocen la importancia de la seguridad en la red. Utilizar antivirus, firewalls, u otro tipo de software de protección que nos evite entrar en sitios web poco seguros o abrir correo infectado, puede ahorrarnos muchos disgustos. Da igual si utilizamos una solución gratuita, siempre será más eficaz que no utilizar nada. Además, existen cientos de tutoriales en la red que nos explican cual es la mejor opción para nuestro caso y como empezar a utilizarla.

– Evitar la sobreinformación. ¿Cuántas veces hemos pensado que habíamos perdido un archivo, y lo hemos encontrado al cabo de un tiempo perdido entre la maraña de información que acumulamos en nuestros dispositivos? Nuestros datos estarán más protegidos si realizamos periódicamente un filtro de información redundante o que ya no necesitamos, y la eliminamos de nuestro dispositivo.

Y tú, ¿cómo proteges tus archivos personales? ¿Has sufrido alguna vez una pérdida de estos archivos?
 


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios