BAQUIA

Estrategias tecnológicas que marcarán los próximos 5 años

Estamos ante una nueva era en la que fuerzas histórico-tecnológicas impulsan plataformas centralizadas en coexistencia con las descentralizadas, dónde una persona puede ser una empresa tecnológica, dónde un negocio a cargo de un pequeño equipo puede liderar en el ámbito digital en prácticamente poco tiempo y a un coste relativamente menor, dónde los pilares fundamentales de dicha transformación innovadora son la nube, los software o plataforma de colaboración social, la movilidad, la internet de las cosas y el manejo y análisis de inmensas cantidades de información.

El mercado lleva un ritmo de vértigo para los tradicionales proveedores de tecnología de información. Es posible que muchos líderes actuales en la nube o tecnología móvil no estén en el radar en los compradores para los próximos cinco años. La competencia será aún más feroz con nuevos actores, nuevos compradores y cambios rápidos en los modelos de negocios. El momento de las start up, si bien fugaz en muchos casos o en términos individuales, seguirá marcando el ritmo de la vanguardia TIC, en parte porque buena parte del talento de las líderes podría desprenderse para obtener mayor autonomía y porque el talento que no quiere emplearse por la dura competencia por lograr un puesto dentro del staff de las líderes, decida emprender su propia empresa a bajo coste pero con posibles grandes impactos en términos de innovación TIC.

La gestión de grandes cantidades de datos y la seguridad de los mismos constituyen un factor de suma importancia para la industria y sus clientes.

Desde las personas hasta las cosas, todas conectadas e interactuando, están generando una gran cantidad de datos y la movilidad de los dispositivos hace más compleja el manejo de los mismos.

Esta conectividad fomentará a la creación de nuevas infraestructuras y con las mismas, nuevas vulnerabilidades. En tal sentido, tanto las personas, como los objetos y organizaciones deben tener soporte de seguridad e incluso un portafolio de proveedores de seguridad para estar más protegido ante posibles amenazas. Como en otros ámbitos de la vida, la diversidad es pilar fundamental de la seguridad.

A corto plazo, las estrategias tecnológicas, aquellas que podrían tener un impacto significativo sobre las empresas y los consumidores en los próximos tres años por su carácter innovador, la necesidad de inversiones fuertes y con posibilidades de ser adoptadas en lo inmediato serán: 1) Diversidad y gestión de dispositivos móviles, 2) Apps, móviles y aplicaciones, 3) el Internet de las Cosas, 4) Nube híbrida y tecnología de la información como servicio comercial, 5) Nube/arquitectura del cliente, 6) Era de la nube personal, 7) Software que define todo, 8) Máquinas inteligentes, 9) Impresiones 3-D, 10) Software social.

Las inversiones TIC estarán orientadas a adaptar servicios y productos al consumidor, integrar las plataformas en términos de software y hardware, gestionar los datos que generen todas las conexiones, garantizar la seguridad de los mismos y facilitar una mayor y mejor visibilidad así como interacción en tiempo real entre usuarios, clientes y empresas.

Los entornos en los cuales se desarrollarán estas actividades, bien sea la nube, bien los ordenadores, los dispositivos móviles o los data center sufrirán cambios en su proceso de adaptación a estas necesidades.

Las empresas y los usuarios estarán enfocados en la diversificación de soluciones y cada vez menos a quedarse en una aplicación, servicio o producto no más allá del rango de meses y el vértigo será aún mayor. Decidir en qué invertir será tarea dura pero mucho más en cómo invertirlo con la mira puesta en el competidor.
 


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios