BAQUIA

Conciliación laboral y familiar en las empresas: asignatura pendiente para El Corte Inglés y Carrefour

Desde hace años, la conciliación de la vida laboral y familiar ha sido una asignatura pendiente para muchas empresas en España. A pesar de que la ley vaya modificándose poco a poco con el objetivo de lograr una mayor conciliación del mundo laboral y las cargas familiares, las medidas tomadas son, en muchas ocasiones, insuficientes. Es por eso que son las empresas las que deben tomar baza en el asunto y poner en marcha una estrategia empresarial que trate de conseguir a través de esta conciliación beneficios para ambas partes.

Sí, para ambas partes. Y es que al contrario de lo que muchas empresas pueden pensar, tanto las empresas como los trabajadores pueden obtener ganancias de una conciliación laboral y familiar. Gracias a la conciliación, los empleados disfrutarán de una reducción del estrés que hará disminuir notablemente los conflictos entre trabajadores, lo que se traduce en un mejor ambiente laboral. Esto, no sólo facilitará el trabajo en equipo y lo hará más eficiente (lo que aumenta la productividad y beneficia de forma directa a la empresa), sino que también dará a la empresa una imagen innovadora, mejorando su competitividad en el mercado.

Además, con un mayor apoyo a la conciliación, se reducirán los retrasos y el ausentismo laboral, y disminuirá la rotación del personal, rebajando los costes derivados del reclutamiento y la formación. Y lo que es aún más importante, los trabajadores mejorarán su moral, su autoestima y su satisfacción laboral. ¿Y esto qué significa? Pues un mayor compromiso y lealtad con la empresa.

Por suerte, según los datos del primer Análisis sobre la Situación en España de la Conciliación entre Trabajo y Familia y su impacto en el mundo empresarial (sí, sorprende que sea el primero), llevado a cabo por el Instituto Internacional de Ciencias Políticas, cada vez son más las empresas que, concientes de los mutuos beneficios de la conciliación, han decidido integrar en su estrategia algunas medidas que ayuden a favorecerla.

Si hay algo que debemos destacar de este análisis, es un curioso ranking de las empresas que más favorecen la conciliación. A la cabeza encontramos a Repsol, que apuesta por la flexibilidad horaria y el teletrabajo; AGBAR, partidaria del smart work (flexibilidad en el lugar, tiempo y horario del trabajo); Vodafone, con bajas maternales/paternales de mayor duración que las ofrecidas por la ley; y Mercadona, que cuenta con guarderías en el propio centro de trabajo y cierra las puertas de sus centros los domingos y festivos.

Entre el resto de medidas más populares tomadas por otras empresas del ranking se encuentran la jornada laboral establecida (sin rotaciones), los beneficios gratuitos asistenciales, las ayudas económicas para hijos con diversidad, la cercanía del trabajo al domicilio, los permisos retribuidos para atención de familiares o incluso el trabajo por objetivos.

En la otra cara de la moneda nos encontramos a empresas como El Corte Inglés y Carrefour, que lideran el ranking de empresas que menos se preocupan por las políticas de conciliación entre la vida laboral y familiar. Mientras que en la primera los trabajadores con jornada reducida están obligados a trabajar los fines de semana, en la segunda los trabajadores están expuestos a posibles cambios de su lugar de trabajo de hasta más de 50km de distancia del domicilio. Además, tanto en éstas como en la mayoría de empresas del ranking negativo (Ikea, Alcampo, MediaMark…) existen conflictos entre los trabajadores y la empresa, un mal ambiente laboral, y abren todos o la gran mayoría de los domingos y festivos del año.

En algunas de ellas, las jornadas laborales son en su mayoría partidas y con un espacio de tiempo de hasta cuatro horas entre turno y turno, lo que prácticamente impide poder dedicar tiempo esos días a las labores domésticas, cuidar de los hijos o, simplemente, disfrutar de algo de tiempo libre.

En definitiva, este estudio es una prueba más de cómo no se debe entender “conciliar” por “trabajar menos”, sino por hacerlo de una manera distinta, más efectiva y más rentable para la empresa, es decir, en pocas palabras, “trabajar mejor”. De esta manera se da un valor añadido a los trabajadores e incluso a la empresa que integra estas políticas.
 


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios