¿Qué es el hosting?

Si hace ya tiempo que creaste una página web o un blog para tu negocio, es probable que hayas comenzado a darte cuenta de que las posibilidades de un hosting gratuito (como por ejemplo WordPress) empiezan a ser limitadas. O quizás tengas en mente un proyecto web que requiera de un servicio de hosting específico. Si te encuentras en alguna de esas situaciones, o si simplemente, la palabra hosting te suena aún a chino mandarín, sigue leyendo.

¿Qué es el hosting?

Empecemos desde abajo, definiendo el concepto. Un hosting web es un servicio donde un proveedor alquila un servidor conectado a Internet. En este servidor, el cliente puede alojar todo tipo de ficheros para que se pueda acceder a ellos vía Internet.

Para entenderlo fácilmente, podríamos decir que se trata de un proceso similar a copiar unos determinados ficheros en una carpeta local de tu ordenador, pero con la gran diferencia de que, en este caso, la carpeta se encuentra en el servidor del proveedor, y los ficheros son colocados en ella con la finalidad de ser visibles en Internet.

El uso más frecuente que los usuarios hacen de un servicio de hosting es la creación de sitios web (que, en líneas generales, no son más que un conjunto de ficheros HTML que trasladamos al servidor de nuestro proveedor). Pero también es posible utilizar un hosting para permitir la descarga de un documento PDF, un archivo de audio, un vídeo, etc.

Por lo general, los proveedores de hosting ofrecen a sus clientes otra serie de servicios complementarios al alojamiento de ficheros, como puede ser un servidor de correo electrónico, soporte al alojamiento de aplicaciones web y bases de datos, o incluso la posibilidad de crear discos duros virtuales.

Ya sé lo que es el hosting, ¿y ahora qué?

Escoger un proveedor y un plan de hosting para nuestra página web es una tarea complicada, ya que acertar con la elección es vital para el correcto funcionamiento de nuestro sitio. Si nuestro servicio de hosting es algo escaso para el tráfico o el peso de nuestro sitio web, éste podría dar problemas para acceder a nuestra página. Por ello, es importante tener en cuenta las características de nuestra web a la hora de elegir un determinado servicio.

También deberemos asegurarnos de que el proveedor que escojamos cuenta con una buena reputación y un buen puñado de opiniones positivas de sus usuarios. De igual manera, es conveniente asegurarnos de que proporcione un servicio de atención al cliente eficaz, y de que las características de sus servicios sean totalmente trasparentes.

1&1 hosting

En 1&1 encontrarás servicios adecuados para ti sea cual sea tu situación, a un precio muy competitivo y sin arriesgar fiabilidad y seguridad. Si finalmente te decides a contratar el hosting de tu página web con este proveedor, podrás elegir entre los siguientes planes:

Starter: 0,99€ al mes durante los primeros 12 meses. Ofrece 10 GB de espacio web. Esta opción es recomendable si cuentas con una web estática, es decir, cuyo contenido no esté siendo actualizado de forma frecuente. Si este es tu caso, esta opción será más que suficiente, pudiendo soportar unos grandes niveles de tráfico.

– Basic: 2,99€ al mes durante los primeros 12 meses. Ofrece 50 GB de espacio web, y además, incluye un dominio. Recomendable para webs estáticas con mayores necesidades.

Unilimited: 4,99€ al mes durante los primeros 12 meses. Ofrece espacio web ilimitado, dominio y otras opciones de gestión. Esta sería la opción mínima recomendada para sitios web dinámicos, como puede ser un blog de empresa.

Unlimited Pro: 6,99€ al mes durante los primeros 12 meses. Ofrece espacio web ilimitado, dominio y otras opciones de gestión más especializadas, además de soporte especializado en Apps, Adobe Dreamweaver, 1&1 Certificado SSL con IP dedicada y 2 GB de RAM garantizados. Ideal para llevar un control un poco más extenso de tu servidor (dentro de que continua siendo un hosting compartido*).

*Hay que recordar que todos estos planes corresponden a la modalidad de hosting compartido. En este tipo de alojamientos, los clientes comparten una misma máquina en la que cada uno tiene su propio espacio privado y exclusivo, pero la carga que generan sus webs en el servidor es compartida y por tanto la carga de unas webs puede afectar a otras. El hosting compartido es la opción más adecuada para la mayoría de los usuarios (blogs de uso personal o profesional, páginas de pequeños negocios…), ya que se trata de una opción muy económica y que, viniendo de un buen proveedor, puede dar muy buenos resultados.

Sin embargo, si cuentas con un sitio web con un tráfico muy elevado, unos picos muy exagerados, o necesitas un mayor control del servidor, es posible que tengas que empezar a plantearte la migración a un VPS o un servidor dedicado. Eso sí, tendremos que aflojarnos algo más el bolsillo.
 


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios