BAQUIA

El emprendedor convencido

En realidad su acto emprendedor lo inició saliendo de la ESO, con tan solo 18 años. Lo decidió, se fue a un supermercado a comprar los útiles de un limpiacristales y empezó por el extremo de una calle a buscar clientes. El primer día hizo un par de ellos y eso lanzó su empresa de limpieza.

Cuando ves este tipo de emprendedores te das cuenta que "querer es poder". El no tiene una empresa invertible pero si muy viable. Nunca ha pedido un préstamo -con 18 años nadie se lo hubiera dado- pero el ha salido adelante, ha creado ya su segunda empresa -esta de instalación eléctrica- y tiene 12 empleados entre los que hay 3 que pueden ser su padre.

Su activo es una simpatía personal y la realización de un buen trabajo. Sus mejores promotores son sus clientes y, en 5 años se habrá organizado una empresa rentable que rozará el millón de euros de facturación y tendrá más de 25 empleados. Un pequeño ejemplo de lo que se puede hacer si se trabaja duro y se fija al cliente como centro de atención de nuestro negocio. OJO! Emprendedores de esto va también una empresa invertible. Foco en el cliente y que todos ellos reciban más de lo que esperan.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios