El Mundo del Siglo XX tiene la culpa

Ayer fue una pesadilla comprar unos billetes online. Se trataba de 8 billetes para un viaje con amigos y claro, la factura era importante. El sistema de Iberia Express primero y el de eDreams luego nos rechazaban todas las tarjetas que, lo habíamos comprobado, tenían saldo suficiente cada una de ellas. Después de intentarlo sin éxito en la Web -no decía nada más que la transacción no había sido aceptada- llamamos por teléfono a eDreams que, en ese momento, tenía una persona muy desagradable al teléfono, tanto es así que cancelamos la reserva y…vuelta a empezar.

Tuvimos que volver a hacer todas las reservas, frustarnos con el interfaz online -propio del Siglo XX- y, de nuevo, llamar a eDreams. Esta vez la persona que contestó era especialmente buena, profesional, comprometida, capaz y, a pesar de ello, tardamos media hora en arreglarlo todo y, por fin, poder pagar con una de las tarjetas que nos habían denegado anteriormente. Incidentalmente, es increíble la diferencia de trato de la primera llamada -inaceptable- a la segunda -encantadora, profesional, eficaz y comprometida con su trabajo- deberían tener un sistema de anotación directa sobre la calidad de la atención telefónica que hoy es perfectamente posible.

Pero bueno, a lo que iba. ¿Por que pudimos pagar por teléfono y no online? pues muy sencillo, los pagos online, lo averiguamos luego, están, en el Banco de Santander, por defecto, limitados a 600 Euros al día -lo mismo que efectivo por un cajero- mientras que, por teléfono, puedes cargar lo que quieras dentro del margen que tengas en la tarjeta. ¿Es tan difícil con la infomática del Siglo XXI es explicar "Esta cifra se sale del límite autorizado online"? Nos hubiera ahorrado horas de frustración y accesos al Banco para revisar los límites y no entender por que, si estabamos dentro de ellos, el sistema de eDreams o el Iberia Express lo rechazaban. Cuando hacemos un pago, el Banco nos envía un SMS de comprobación, ¿No podría enviar otro de explicación? "está usted intentando comprar online por un valor que supera el máximo admitido diario de 600 Euros". En fin, que en pleno siglo XXI, seguimos con la informática rústica -muy robusta quizás- pero completamente obsoleta.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios